19 de nov de 2017

Panorama alentador para la venta de cempasúchil

*Ya se preparan productores para la comercialización de esta tradicional flor con motivo del Día de Muertos.   Por: Miguel &Aacut


Por OFICINA | sábado 28 de octubre del 2017 , 10:32 a.m.

*Ya se preparan productores para la comercialización de esta tradicional flor con motivo del Día de Muertos.

 

Por: Miguel Ángel Martínez Hernández 

TLAXCOAPAN / TULA, Hgo.-  Apenas a unos días de que se celebre el Día de Muertos correspondiente a 2017, el panorama para la comercialización de flor de cempasúchil luce alentador para los productores de San Bartolomé Doxey en Tlaxcoapan y de San Francisco Bojay en Tula; dadas las buenas condiciones y ventas que tuvieron durante 2016 y que estiman tener este año, avizoran que pudieran convertirse en floricultores permanentes y no sólo de temporada, por significar un mayor ingreso para sus familias.
Aluden que el cempasúchil, la nube, la crisálida y la manita de león se desplazaron de manera satisfactoria en 2016 ya que se realizó el primer festival del Cempasúchil en Doxey, que ofreció eventos artísticos y culturales, además de la posibilidad de poder disfrutar de comida típica de la región, expos artesanales donde se pudieron comprar manualidades propias de la festividad y la cual tuvo una gran respuesta.

Ante el éxito de la primera edición, los productores van por una segunda edición, la cual ya anunciaron en pasados días.
Pese al buen ánimo fueron realistas y comentaron que pueden ser víctimas de las heladas, lo cual pegaría a sus siembras, como lo fue hace tres años, en que tuvieron pérdidas totales, mientras que recuerdan en 2015, se “quedó” arriba del 50 por ciento de producto debido al poco interés que hubo por parte de la población por comprar la flor para sus muertos”.

Narraron que aunque la pérdida de hace un par de años fue del 50 por ciento, en realidad fue equivalente a poco más de 2 millones de pesos.
Para blindarse de las posibles pérdidas que pudieran enfrentar en 2017 y en años venideros plantearon la posibilidad de crear proyectos para acceder a esquemas de aseguramiento contra contingencias climatológicas por parte de la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca (SAGARPA).
Reconocieron que si no han accedido a ellos es porque no contaban con la información necesaria o por temor a los trámites administrativos del gobierno, y que saben que en la actualidad los seguros contra contingencias sólo apoya a cerca de dos mil pequeños productores de todo el país mediante incentivos del Componente de Fomento a la Agricultura, a través de semillas y plántulas.
No obstante lamentaron que hasta la fecha ninguno de estos beneficios ha favorecido o impactado en forma directa a los productores de flor, por lo que las pérdidas deben ser absorbidas al 100 por ciento por los productores, y que a la merma monetaria se le suma el tiempo de germinación de las plantas, pues la tierra está literalmente ociosa pues no se puede utilizar para otra cosa.
Explicaron que el proceso de siembra de la flor dura en promedio tres meses, aunque el cempasúchil se debe trasplantar entre el 15 y el 20 de agosto y que el costo de semilla varía según la flor, pero que en promedio cuesta más de 7 mil pesos, más los costes de peones para siembra, riegos, desyerbe, colocación de abono, entre otros.
Gerardo Benítez Martínez, excomisariado ejidal de San Bartolomé Doxey comentó que ante los altos costos del costal de semilla y pagos posteriores, algunos agricultores han optado por dejar algunos surcos en las parcelas para que madure la flor y de ahí mismo sacar para sembrar el año siguiente, “ya sea la totalidad o la mayoría de lo que siembran”.
El propio líder campesino refirió que la producción de cempasúchil de temporada es altamente redituable si es que se corre con suerte en cuanto al clima, por ello aseguró que el ejido de Doxey ha dejado de sembrar en su mayoría chiles para dar lugar mayoritario a las flores, por lo que hoy se cuenta con un censo de más de 55 productores que ocupan un total de 25 hectáreas del ejido.
“Año con año desde hace aproximadamente 20 se inició a plantar la flor para día de muertos, primero con pocos agricultores que asumieron el riesgo y luego la práctica fue en aumento, al percatarse otros de las ganancias que genera, al grado de que actualmente hay quien piensa en dejar de sembrar granos como maíz y frijol para convertirse en floricultores de tiempo completo… quieren sembrar otras especies el resto del año”.
Comercializada en otras latitudes
Las flores para Día de Muertos cosechadas en los municipios de Tlaxcoapan y Tula, se comercializan en otras demarcaciones como la Ciudad o Estado de México, además de Michoacán, pues varias hectáreas de las que se siembran son vendidas a mayoristas provenientes de aquellas entidades que a su vez las revenden y obtienen muy buenas ganancias.
Ya sea en San Bartolomé Doxey o San Francisco Bojay, los revendedores consiguen la flor en precios que oscilan entre 25 y 35 pesos el manojo de cempasúchil y 60 el de mano de león, en tanto que ellos lo comercializan a precios que van desde los 55 hasta los 85 pesos respectivamente.
El precio de las distintas variedades de flores varía según lo fresco y el tamaño que éstas presenten; de acuerdo a cifras oficiales en Hidalgo se produce el 20 por ciento de la flor de cempasúchil a nivel nacional y los municipios que la producen son: Tula, Ixmiquilpan, Tlaxcoapan, San Agustín Mezquititlán, Tezontepec de Aldama, Progreso de Obregón, Francisco I. Madero, San Salvador, Actopan y Santiago de Anaya.
A nivel nacional los estados que se dedican a la producción de flor son: Coahuila, Durango, San Luis Potosí, Tlaxcala, Michoacán, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Estado de México, Morelos, Guerrero e Hidalgo. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO