23 de jul de 2018

No dejarán obra inconclusa en calle Guerrero, asegura Obras Públicas

*Atenderán incluso detalles no contemplados en el proyecto, como son las banquetas y guarniciones que estén dañadas.   Por


Por OFICINA | martes 3 de julio del 2018 , 06:17 p.m.

*Atenderán incluso detalles no contemplados en el proyecto, como son las banquetas y guarniciones que estén dañadas.

 

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

 

Que no dejarán la obra inconclusa y si salen detalles no contemplados serán resueltos porque se trata de la indicación que les ha dado el alcalde de Tula, asegura el director de Obras Públicas Amador Falcón, con respecto a tres etapas de la repavimentación de la calle Vicente Guerrero en la colonia Barrio Alto.

Aclaró que son las lluvias las que han impedido el avance como se debe, pero no por ello se puede hablar de un retraso dado que tienen contemplado terminar las tres etapas en septiembre y la primera de ellas en diez días, de ahí contemplar otros más para el fraguado, los menos posibles para poder abrir el tramo a la circulación.

La obra de la calle Guerrero corresponde al 2016 y no les correspondió integrar el expediente, por lo que se tuvo que socializar  el proyecto y se comentó la posibilidad de poder modificar las metas o los conceptos de obras, pero por ser un subejercicio las reglas de operación ya no lo permite, “aun así nos vimos en  la facultad de informarlo y sobre todo el único detalle que tuvo en su momento hace  dos semanas es que no  levantaron  una minuta y derivado  de ellos surgieron más dudas.

Por ello acudieron con el director de CAPyAT Omar Bravo, con la inquietud del tamaño del tubo, por lo que se les explicó que no podían modificar las metas ni las especificaciones técnicas; sin embargo, el tubo de drenaje actual se va a seguir dejando luego de un sondeo y si hay algo que reparar del drenaje existente se hará con la finalidad de que sea pluvial únicamente y el nuevo de aguas negras.

Explicó Amador Falcón que los drenajes en su momento fueron diseñados para aguas negras y los ciudadanos y las mismas colonias lo han utilizado como mixto, por eso es que en época de lluvias los caudales sobrepasan a las capacidades; de ahí que el drenaje nuevo será de 12 pulgadas  par las descargas de aguas negras y domiciliarias.

Esto en la primera etapa que va de Matamoros a Abasolo, donde CAPyAT se ha topado únicamente con seis tomas y seis descargas, por lo que están bajos para la capacidad de 12 pulgadas. Dijo que la indicación del presidente es hacer obras integrales y que se haga el trabajo adicional que se presente, y ya verían cómo resolver el tema presupuestal. Pero en cuanto a las tomas domiciliarias o descargas en lo particular cada vecino tiene que verlo con CAPyAT, con la que al parecer ya llegaron a acuerdos con el 50% y 50%. También está el tema de las descargas que parecen pertenecer a otra calle.

Son  90 días naturales los contemplados para la obra total, es decir con los tres tramos, pero todo depende de las lluvias porque afectan los trabajos. De tal forma que terminarían en septiembre y la primera etapa en diez días más. En estos días ya se estaban construyendo el pozo de visita del primer tramo de drenaje, pero mucho les ayudará, dijo, la velocidad con la que los vecinos se conecten.

Aseveró que en cuanto a las banquetas las van a reparar o a reconstruir donde sea necesario, aunque no estén dentro del proyecto original. Además puntualizó que mientras no terminen al 100% el primer tramo, no comenzarán con el siguiente que va de Abasolo a Francisco Zarco y el tercer de Zarco a Arista.

El costo de la obra es de alrededor de 3.3 millones de pesos, que se invertirán en 490 metros lineales, con anchos de seis a diez metros. Reconoció el director de Obras Públicas que si bien el tema más importante por solucionar era el del alcantarillado, también la repavimentación resultaba necesaria.

 Proyectaron un pavimento hidráulico de 15 centímetros, pero de una resistencia de 250 kg sobre cm2, y como dicen los vecinos el que retiraron era de 20 centímetros, sin embargo tenía una resistencia menor. Se trata, dijo, de garantizar la durabilidad.

Meterán una base hidráulica nueva de grava controlada para poder garantizar que no haya asentamientos ni fracturas; las fisuras no se descartan porque en todo proceso constructivo se presentan por el cambio de temperatura o contracción lineal, porque se trata de alguna propiedad química del propio concreto y estaría atendiendo.

Estiman no tener problemas, pero si los hubiera existe una fianza con la que empresa estaría obligada a corregirlos. En ese aspecto ni el municipio ni los propios beneficiarios tendrían la responsabilidad de hacerlo.  

Señaló que esperan avanzar lo más que se pueda y reducir el tiempo de fraguado con algún aditivo para no continuar con la afectación del uso del tramo.  Por cuanto al INAH su intervención es para descartar vestigios arqueológicos y hasta el momento todo parece indicar que no han encontrado nada que pudiera retrasar los trabajos. Cuentan con la factibilidad de la dependencia y se ha cubierto el costo para que un arqueólogo esté con ellos durante el proceso. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO