16 de dic de 2017

Ni una mujer maltratada más: Instancia de la Mujer en Tula

*Por ello le apuesta la directora Alma Irays Ramírez Vega a la capacitación para brindarle un mejor servicios a las que son violentadas.


Por OFICINA | martes 28 de noviembre del 2017 , 05:27 p.m.

*Por ello le apuesta la directora Alma Irays Ramírez Vega a la capacitación para brindarle un mejor servicios a las que son violentadas.

 

Por Marisol Martínez Cruz

 

Con motivo del Día Internacional de la Violencia Contra las Mujeres y Niñas, se realizaron diversos eventos en Tula, como en otras partes del país; sin embargo, es alto el índice de mujeres sobre todo agredidas por sus parejas sentimentales y la cifra va en aumento, y es que a la fecha, por muchos eventos bonitos que se realicen y hasta nombren el “Día Naranja”,  la realidad es que siguen ocurriendo casos que a veces terminan en feminicidios.

Alma Irays Ramírez Vega, titular de la Instancia de la Mujer en Tula, aseguró que, a partir de estas fechas, constantemente están recibiendo capacitaciones a fin de poder brindar un buen servicio a las mujeres, sobre todo personal, para que se sientan seguras, incluso sin importar la hora, ellas son atendidas en la sala de la misma oficina del presidente municipal Gadoth Tapia.

En entrevista, la titular de la Instancia de la Mujer dio a conocer que en lo va del año, se han atendido 3261 mujeres en todas las atenciones, es decir: jurídica 1552, psicológica 775 y de trabajo social 934.

Explicó que normalmente se atiende a las mujeres en situación de violencia, “muchas veces cuando llegan las mujeres a recibir atención no necesariamente han roto el ciclo de violencia, muchas llegan sin romper el ciclo y regresan con sus generadores; sin embargo piden ayuda normalmente después de que viene el estallamiento de la violencia, cuando viene la aparente calma o en ocasiones cuando viene esta etapa que se llama la luna de miel, en ese lapso es cuando las mujeres piden apoyo, algunas llegan a romper el ciclo y logran iniciar un proceso con éxito y toman su terapia psicológica, pero algunas no han roto ese ciclo y tiene poco tiempo para acudir a la atención, priorizan tener la asesoría jurídica y su proceso y así podemos ver que es prácticamente del doble la que se da psicología a la que se da jurídica”.

Ramírez  Vega explicó que las mujeres que toman ambos procesos tienen mayor probabilidad de que rompan el ciclo de violencia y ser como se le denomina teóricamente “sobreviviente de violencia” y continuar con una vida libre; mientras que las que sólo llevan el proceso jurídico, es probable que dejen ese proceso.

También dijo que es importante recordar que las mujeres que están en situación de violencia viven “el síndrome postraumático”, “síndrome de  indefensión aprendida”, “síndrome de la mujer maltratada” y “el síndrome de Estocolmo”, entre otros, “digamos que está mermada su situación mental por el mismo ciclo de violencia que han vivido; a ninguna mujer nos gusta que nos golpeen como muchas veces se cree y desconocemos todo esto que tiene que ver con la violencia.

Un mujer violentada está en una situación de riesgo constante y de estrés muy compleja, “cuesta mucho trabajo que este ciclo se rompa, no es sencillo y muchas veces caemos en la revictimización ya sea de redes familiares o institucionales, cuando por ejemplo les dicen, ya vienes otra vez, ya perdonaste, sin embargo hay que entender que la situación por la que pasan es muy compleja”.

Dijo que la Ley en la materia contempla seis tipos de violencia: la psicológica, la física, sexual, patrimonial, económica y obstétrica, esta última sólo está contemplada en el estado de Hidalgo, y la mayor cantidad de violencia que se tiene, que de hecho son ejemplos claros que trae el violentómetro es la psicológica, después viene la física y la violencia sexual, pero la violencia económica no la identifican tan fácil y menos la patrimonial, es decir, por ejemplo, que el generador de violencia, tenga sus documentos personales, la credencial del INE, las actas de nacimiento de sus hijos, de sus hijas, o bien que rompa o detenga sus objetos como ropa favorita, los libros que le gustan o bien aunque sea herencia familiar de la mujer, esté a nombre un patrimonio del hombre.

Platicó que ahora, en Tula, por ejemplo, dependiendo lo que la mujer requiera, el juez conciliador puede emitir una orden de protección que dura 72 horas y da vista al Ministerio Público, pero ya estando en el proceso, muchas veces ellas deciden ya no  iniciar carpeta de investigación. Por lo que corresponde al juez conciliador tener claro cuáles son las condiciones en que una mujer con violencia llega y no revictimizarla, ese es el primer paso, ser sensible de conocer qué pasa con ella. “Ya estamos llegando a las comunidades con ayuda para las mujeres que sufren violencia”

Alma Irays Ramírez aseguró que a partir del mes de octubre de este año, casi en cuanto tomó las riendas del Instituto, con la Red de Mujeres Promotoras por la Igualdad, vienen  trabajando en las 54 comunidades, 42 hasta el momento tienen una mujer promotora por la igualdad, llevando  platicas en coordinación con la dirección de Salud de autoexploración para poder detectar a tiempo un posible cáncer de mama o cualquier situación de tumores y además ofrecen jornadas de corte de cabello, platica de prevención de violencia.

También están ofreciendo cursos de capacitación, para el autoempleo del Instituto Hidalguense de las Mujeres. Resaltó que a la fecha y para brindar un mejor servicio a las mujeres, el presidente instruyó que cuando sea una situación de emergencia, podrá ser atendida en la sala de su oficina mientras la apoyan en buscar a algún familiar cercano o un albergue donde pueda pasar la noche junto con sus hijos, esto en coordinación con el DIF municipal que encabeza Liliana Aguirre. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO