18 de dic de 2018

Ejidatarios de San Francisco Bojay dicen no a gasoducto

*A menos que las empresas involucradas con la obra indemnicen y creen un plan de emergencia.   Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA   Por


Por OFICINA | viernes 13 de abril del 2018 , 06:16 p.m.

*A menos que las empresas involucradas con la obra indemnicen y creen un plan de emergencia.

 

Por MARLENE GODÍNEZ PINEDA

 

Por los habitantes no solo de la colonia de San Francisco Bojay sino del resto del municipio de Tula, ejidatarios piden que las empresas responsables de la obra garanticen con un plan de emergencia la seguridad de la población, indemnicen por la devaluación de la tierra o bien que pase la línea de conducción a dos kilómetros de su núcleo ejidal.

Así lo exigen porque aseguran que TransCanada y Bonati, empresa italiana que construye el gasoducto, lo único que hicieron es sorprender en lo particular a los ejidatarios que lograron convencer para que les rentaran sus tierras con el objetivo de permitirles el paso de la tubería.

No consideraron que para el permiso se debió contar con la autorización de la máxima autoridad del núcleo ejidal que es la asamblea, a la cual no se le consultó y por lo tanto no se dio el visto bueno. Es por ello que el 95% de ejidatarios está en contra del paso del gasoducto porque para empezar significa un gran riesgo para la población.

Han visto que a los tubos solos los recubren con tierra y no con otro material para su protección, a fin de evitar por ejemplo corrosiones, considerando que en la mayoría de las siete hectáreas afectadas por la obra hay riego de sembradíos y por lo tanto humedad.

Amando Serrano Reyes y Alejandro Mendoza Barrera dijeron a Nueva Imagen que formalmente desde el 14 de septiembre del 2017 comenzaron a tener reuniones con la representación de ambas empresas, las cuales han sostenido que no será peligroso el gasoducto; pero ellos saben que sí porque si el gas doméstico tiene el nivel 1, el gas natural el 4 en cuanto a explosividad.

En un principio eran más las hectáreas del ejido de San Francisco Bojay que iban a utilizar para la obra, pero al no querer pagar lo que se les pedía, se recorrieron más hacia Iturbe, donde también han tenido resistencia por cuanto a lo que los colonos piden como apoyo a cambio de dejarlos trabajar.

Pero de todas formas están a pocos metros de San Francisco porque lograron las empresa que les dieran en renta casi siete hectáreas del ejido y a medio kilómetro de la población. Por lo pronto están suspendidos los trabajos, porque no han llegado a acuerdos, debido a que por un lado ejidatarios piden 1 peso por cada pie cúbico que pasará de gas en la tubería en 24 horas; pero las empresas ofrecen solo dos pesos diarios y una empacadora, lo que consideran una burla los ejidatarios.

Datos de la obra

Se habla de 550 millones de pies cúbicos del gasoducto Tula-Villa de Reyes, con longitud de 280 kilómetros y 36 pulgadas de diámetro; con inversión estimada en 420 millones de dólares. Y el objetivo es que contribuya a satisfacer los requerimientos de gas natural en las centrales de generación de la CFE ubicadas en Hidalgo y San Luis Potosí. Con tiempo estimado de 25 meses para la ejecución de la obra. En octubre del 2015 se recepcionaron las propuestas, en noviembre de ese mismo año se dio el fallo contractual y la operación comercial estaba programada para diciembre del 2017.

Son cinco reuniones las que han tenido entre ejidatarios y empresas, incluso con presencia de Notario Público, pero no se han llegado a acuerdos. Dijeron los informantes que el comisariado ejidal Benito Sánchez no opina durante las asambleas y no vota a favor de exigir más, junto con el presidente del comité de vigilancia y el secretario del núcleo ejidal.

Lo que las empresas pretenden es recorrerse 10 metros hacia el ejido de Tula, pero los ejidatarios quieren que sea a dos kilómetros del ejido de San Francisco. Porque además cerca realizan exploraciones arqueológicas aunado al daño ecológico porque fueron derribados árboles con antigüedad de hasta 500 años y destruidos cactus.

Hacen ver Amando Serrano y Alejandro Mendoza que no hubo consulta con los ejidatarios y colonos de San Francisco Bojay, para hablarles primero del proyecto antes de pretender comenzar con los trabajos. Recordaron que Jaime Allende recibió 8 millones de pesos por los permisos para el gasoducto y Gadoth Tapia 26 millones, por lo se preguntan el por qué no quieren pagar lo justo a la comunidad. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO