16 de dic de 2017

Día de Muertos, tradición que se mantiene viva

Por Marisol Martínez Cruz.   La celebración de Día de Muertos varía de región a región, de pueblo a p


Por OFICINA | sábado 4 de noviembre del 2017 , 09:11 a.m.

Por Marisol Martínez Cruz.

 

La celebración de Día de Muertos varía de región a región, de pueblo a pueblo, pero todos tienen un principio común: la familia se reúne para dar la bienvenida a las ánimas, colocar los altares y las ofrendas, visitar el cementerio y arreglar las tumbas; asistir a los oficios religiosos, despedir a los visitantes y sentarse a la mesa para compartir los alimentos, que tras haber sido levantada la ofrenda, han perdido su aroma y sabor, pues los difuntos se han llevado su esencia.

 

En un recorrido por los panteones, Nueva Imagen platicó con los hermanos Martínez Hernández, quienes cada año, junto con sus familias, llegan al panteón de El Carmen  a escuchar misa y a arreglar la tumba de quien fue el patriarca de la familia y que descansa ya, junto con su esposa.

 

El día 2, se celebró en todos los panteones la misa en honor a todos los difuntos, también hubo música, los puestos de comida a todo lo largo del panteón, las tumbas llenas de flores, por su puesto el cempasúchil, fue el que predominó, así como la manita, la gladiola, la nube, etc.

 

La gente llegaba con sus ramos de flores, algunos con botes, con sus picos y palas para poner bonitas las criptas, algunas tumbas, las olvidadas por sus familiares, hubo quienes también les colocó ramitos de flores.

 

Este día, en particular, parecía de fiesta en el panteón, la música de mariachi se dejaba escuchar, algunos hasta prepararon el lunch para comer al pie de la tumba de sus familiares.

 

Cabe resaltar que, el elemento más representativo de la festividad de Día de Muertos en México son los altares con sus ofrendas, una representación de nuestra visión sobre la muerte, llena de alegorías y de significados.

 

El Día de Muertos es una celebración tradicional de origen mesoamericano que honra a los difuntos y se celebra principalmente los días 1 y 2 de noviembre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

 

Hay muchas otras costumbres que se realizan, se cree que las almas de niños regresan el día primero de noviembre, y las almas de los adultos regresan en día 2 de noviembre.

 

Uno de los símbolos comunes del Día de Muertos son las calacas; son cráneos que los celebrantes representan con máscaras. 

 

Las calaveras de dulce, tienen inscritos los nombres de los difuntos (o en algunos casos de personas vivas en forma de bromas) en la frente, son consumidas por parientes o amigos. 

 

Otros platillos especiales del Día de Muertos incluyen al pan de muerto, un panecillo dulce hecho a base de huevo que se hornea en diferentes figuras, desde simples formas redondas, cráneos y conejos.

 

Cuenta la historia y la tradición que ha pasado de boca en boca entre generaciones, que las ánimas llegan en orden a las 12 horas de cada día, siendo el más generalizado.

 

Un dato importante que compartieron creyentes y que pocos sabíamos, es que el 28 de octubre, se recibe a los que murieron a causa de un accidente y nunca pudieron llegar a su destino, o bien, los que tuvieron una muerte repentina y violenta; el 29 de octubre llegan los difuntos ahogados, el 30 de octubre, se esperan a las ánimas solas y olvidadas, que no tienen familiares que los recuerden; los huérfanos y los criminales.

 

El 31 de octubre: a los limbos, los que nunca nacieron o no recibieron el bautismo, el 1 de noviembre, a los niños, también referidos como "angelitos" y el día 2 de noviembre, a los muertos adultos. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO