23 de oct de 2018

Cruel festejo para los albañiles

*De manteles largos por el Día de la Santa Cruz, pero la mayoría trabaja con sueldos bajos y sin prestación alguna.   Por


Por OFICINA | viernes 4 de mayo del 2018 , 06:27 p.m.

*De manteles largos por el Día de la Santa Cruz, pero la mayoría trabaja con sueldos bajos y sin prestación alguna.

 

Por Marisol Martínez Cruz.

Las construcciones lucieron sin albañiles, chalanes, “maistros”, ingenieros y hasta sin arquitectos; pues todos se fueron al festejo, con motivo del Día de la Santa Cruz.

Hoy, los gritos del “maistro” Vicente Martínez no se escucharon en la obra, pues junto con sus trabajadores, fue al festejo que les tenía el arquitecto en su casa, antes asistieron a un convivio que cada año organiza una casa de materiales ubicada en Tula, casi a un costado de la Cruz Roja, allí, bellas edecanes les dieron la bienvenida a los agasajados con motivo del Día del Albañil. Como ya se está haciendo tradición la casa de materiales, como atención a sus principales clientes, les ofrecieron comida, además de rifas.

“Los chalanes” platicaron a Nueva Imagen que por lo menos hoy no escucharon los gritos del “maistro” Vicente, pues pudieron convivir hasta con más compañeros albañiles de otras obras.

Desde muy temprano los cohetes comenzaron a escucharse, los trabajadores de la construcción se sacudieron la cal, arena y cemento; algunos fueron a r misa junto con sus familias, otros más, en las construcciones festejaron con convivios, que para nada fueron lujosos, pero eso sí, llenos de tradición.

Los frijolitos, el chicharrón con chile, las tortillas hechas a mano, el mole, el arroz, el pollo y en algunas construcciones, donde el patrón se puso espléndido hasta barbacoa pudieron degustar, el fin, fue poner en lo alto de las obras la tradicional cruz de madera, eso sí, adornada de colores vivos y flores; y lo que no pudo faltar fueron “las chelas” ni el pulque.

Cada 3 de Mayo, en México se festeja “El Día del Albañil”, al mismo tiempo que el Día de la Santa Cruz; esta es una fiesta muy antigua que conmemora a la Cruz en la que Cristo realizó su mayor sacrificio, y que además recuerda su triunfo sobre la muerte a través de su resurrección.

Sin embargo, también se podría hablar sobre la falta de condiciones de seguridad con que trabajan, pues muchos, suben a andamios altos sin ninguna protección, incluso, muchos, sino es que en su mayoría carecen de un servicios médico (IMSS); incluso, no generan antigüedad, por lo que al llegar a una edad adulta, donde sus condiciones generadas por la edad, el cansancio del trabajo rudo de tantos años, resulta inútil para seguir trabajando en cualquier construcción y quedan en el desamparo.

Los salarios de los albañiles son injustos, a comparación del que gana un servidor público, quien incluso pudiera tener el mismo grado de estudios, ante esto, a muchos les resulta imposible ahorrar para tener un futuro y pasar una vejez digna, para ellos, eso no existe.

Jamás, por lo menos en la región Tula-Tepeji, se ha escuchado o visto, manifestaciones de albañiles, pues ellos, sólo se dedican a trabajar porque saben que su salario mínimo es esperado en sus viviendas.

Nadie, ningún servidor público, llámese presidente municipal, diputado local, federal ni senador, ha defendido los derechos de “los trabajadores de la cuchara grande”, quienes están presentes en toda obra, pues tal parece que el albañil es un hombre que pasa desapercibido para la sociedad, pero su obra ahí está, en muchas ocasiones hemos quedado impresionados al ver tan espectacular construcción, ya sea una casa, un edificio, un puente, un centro de convenciones y es el trabajo de muchos hombres que toman la responsabilidad de construir de la nada semejante belleza con solo utilizar sus manos.

La gran mayoría de “los hombres de la cuchara” no cuenta con una vida llena de lujos, pero lo poco que logran conseguir, luego de arduas horas de trabajo, jornadas difíciles, bajo un sol intenso, o incluso bajo la lluvia o soportar intensos fríos, lo disfrutan como si fuera el todo en sus vidas, algunos no están conformes por su estilo de vida tan pesada, aun así con sus esfuerzos de todos los días, lograran sacar a sus adelante a sus familias, a sus hijos logran pagarles sus estudios, incluso universitarios.
Los albañiles, con su ingenio,  en ocasiones hasta superan el de los arquitectos, logran grandes y modernas construcciones, de donde pueden obtener, producto de su trabajo, significativas ganancias y poder construir una vivienda digna, mientras que muchos, sumidos en la pobreza apenas cuentan con unas paredes techadas con láminas. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO