19 de nov de 2017

Contento se vio al presidente de la República

Risueño y siempre puesto para la foto –sobre todo con las damas-  se vio al presidente Peña Nieto, después del mediod&


Por OFICINA | sábado 4 de noviembre del 2017 , 09:13 a.m.

Risueño y siempre puesto para la foto –sobre todo con las damas-  se vio al presidente Peña Nieto, después del mediodía de ayer cuando llegó a las instalaciones de la refinería Miguel Hidalgo para ser testigo del montaje final de la planta procesadora de coque, equipo que llegó desde España y cuyo traslado de Altamira, Tamaulipas, fue una verdadera proeza digna de destacar.

Fue casi media hora lo que tardó Enrique Peña desde el momento en que llegó  y hasta el lugar del escenario; alguien dijo al lado que cada porra les aseguraba un nuevo contrato de trabajo en Pemex. Tal vez no le faltaba razón, pero allí  estaban animando el ambiente.

En poco menos de una hora se desahogó el programa. Los discursos los inició el gobernador Fayad, que lucía con el ojo izquierdo lastimado, muy dueño del escenario y dispuesto en su intervención a rescatar la figura presidencial. La historia será el mejor juez para usted licenciado Enrique Peña, le dijo  convencido Omar.

Con camisa blanca muy amplia como para ocultar su prominente vientre, el senador Carlos Romero Deschamps se mostró convencido de su discurso en el que con puntual lectura, se refirió a los nuevos tiempos que  hoy vive Pemex. Ratificó su compromiso con el gobierno de la República, que seguramente traerá aparejada la inmunidad ante los señalamientos de su vida y la de su familia.

Un amplio presídium en dos filas de 20 lugares, con el espacio suficiente tal vez para mil lugares, que congregó a todo el equipo de trabajo de Omar Fayad, a los presidentes municipales de la zona y más allá, a los diputados locales con su líder  en el presídium aplaudiendo con toda energía, y a más y a más gente que hoy en vísperas de las nominaciones que vienen, no querían desaprovechar la oportunidad de ser vistos por todos y saludados por los que toman las decisiones.

Y al hablar de cargos, aquí estaban dos de las principales figuras del PRI para la grande: Meade, el secretario de Hacienda y Miguel Osorio que se veía tranquilo, sonriente y satisfecho de los resultados del aplausómetro. Si  la elección para la presidencia de la República se decidiera en Hidalgo, no hay que buscar a otro candidato. (JOGUARO).

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO