21 de jun de 2018

 Con zozobra viven familias en la orilla de las vías

*Aseguran que hombres armados balean sus viviendas y la policía nunca aparece.


Por OFICINA | sábado 13 de enero del 2018 , 12:03 p.m.

 

Por Marisol Martínez Cruz.

Humberto Alpízar Ortiz, quien tenía su vivienda en la orilla de las vías que pasan por El Salitre en Tula, explicó a Nueva Imagen, que unas personas con lujo de violencia y con arma de fuego, destruyeron su cuarto donde vivía dejándolo sin nada, pues hasta sus pertenencias se llevaron.

Dijo que en el momento que sucedieron los hechos, él se encontraba trabajando y los vecinos dieron aviso a la policía municipal pero nunca llegaron, por lo que acudió a la agencia del Ministerio Público para iniciar una Carpeta de Investigación en contra de las personas que destruyeron todo lo que tenía, pero allí le dijeron que no podían hacer nada porque las personas no han sido detenidas en flagrancia, aunque él conozca a los autores de los hechos.

Los vecinos, quienes ayudaban a Alpízar Ortiz, a medio recoger la barda de la pared de la vivienda que los vándalos derribaron, aseguraron que conocen perfectamente a los autores y cada noche viven con el temor porque llegan con armas de fuego haciendo detonaciones y gritando palabras altisonantes y pese a que llaman al 9 11, pidiendo apoyo de la policía, nunca llegan.

Cabe mencionar que como esas viviendas están construidas al lado de las vías del tren no cuentan con servicio de energía eléctrica, por lo que en las noches está totalmente obscuro, por ello crece más la incertidumbre porque las autoridades no les hacen caso y se sienten desprotegidos.

El afectado explicó que la noche del domingo se encontraba trabajando, ya que presta sus servicios en El Salitre de día y de noche como velador con un conocido arquitecto y que algunas veces llegaba a dormir en el cuarto que tenía construido con paredes de block y techo de lámina.

Mencionó que al llegar el lunes anterior en la mañana ya estaba todo destruido, pues sus vecinos le dijeron que por la noche casi de madrugada nuevamente los vándalos llegaron y derribaron; además de los destrozos en el pequeño cuarto que ocupa como vivienda se llevaron sus pertenencias, hasta un altar de la Santa Muerte que tenía, sólo le dejaron su colchón.

"Vivimos con miedo, en las noches casi no dormimos porque esta familia llega a hacer detonaciones con arma de fuego y gritando afuera de las viviendas palabras altisonantes; nadie nos hace caso, la policía no llega"; aseguraron los vecinos.

Aseguraron que saben que los autores de los hechos son de la familia a la que en meses anteriores Ferrosur les derribó su vivienda la cual estaba a un costado de la capillita de la Virgen de Guadalupe, cada noche cuando andan bajo los influjos del alcohol o alguna droga llegan a escandalizar, por lo que vecinos que humildemente vivenallí temen por su integridad y su poco patrimonio que tienen. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO