24 de nov de 2017

Ciudad de las Mujeres; un sueño que no se hace realidad

*Actualmente en ese lugar se atienden a pocas personas y no en la cantidad y calidad prometida cuando el lugar fue inaugurado.


Por OFICINA | martes 17 de octubre del 2017 , 07:06 p.m.

Por MARISOL MARTÍNEZ

 

Tepeji del Río, Hgo.- Mujeres aseguran que en "La Ciudad de las Mujeres", les niegan el servicio, además hasta el personal que cuida la puerta de acceso principal es prepotente. 

 

Con mucha esperanza, el 16 de junio de 2015 se colocó la primera piedra y el 02 de septiembre del 2016, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, llegó a este municipio para ser partícipe de la inauguración de Ciudad de las Mujeres.

 

A escasos días de concluir el mandato como gobernador del estado, Francisco Olvera Ruiz, se colgó la medalla, con tan magnífico edificio, que según fue pensado para las mujeres en situación de cualquier vulnerabilidad y a la fecha el edificio luce muy bonito, pero sin operar como tanto lo prometieron.

 

Los discursos fueron muy convencedores, muchas mujeres salieron de aquel evento con la esperanza de que por fin fue creado un lugar donde las podrían ayudar.

 

Enrique Peña Nieto, aseguro que "una ciudad de mujeres" ya existía en el estado de Guerrero y que debido a los focos rojos de violencia a mujeres en este municipio, se consideró un lugar idóneo para su edificación, así en toda la República, Hidalgo pasaría a ser el segundo en tener un lugar especial para las mujeres.

 

Se suponía que este espacio atendería a un promedio de 300 mil mujeres y que la atención abarcaría 15 municipios como Atitalaquia, Atotonilco de Tula, El Cardonal, Chicuautla, Francisco I. Madero, Mixquiahuala, Progreso de Obregón, Tula, San Salvador, Tezontepec de Aldama, Tlahuelilpan, Tlaxcoapan y Tepetitlán.

 

Pero, todo quedó en bonitos discursos, con bombo y platillo, se dijo que ese lugar iba a ser atendido únicamente por mujeres, que no se le iba a permitir la entrada de ningún hombre, esas eran las políticas, además de que se prometió un trato digno y sobre todo amable para todas, esto para hacerlas sentir que llegaban a un lugar donde las iban a apoyar, que si eran maltratadas allí estaban seguras.

 

Sin embargo, a la fecha, a toda persona ajena a la institución se le niega el paso y en el interior hay un poco más de 40 personas "trabajando", ganando un sueldo sin justificación, pues la atención es negada.

 

Para poder comprobar la prepotencia y el nulo servicio, este medio de comunicación llegó haciéndose pasar por una mujer que recién sufrió violencia intrafamiliar; para empezar, la puerta principal, que es atendida por mujeres de seguridad privada, de manera déspota, nos interrogaron, dimos muchos datos personales, nadie los apuntó, y al final la guardia de seguridad dijo que no había servicio, que mejor nos fuéramos a iniciar una denuncia con los policías.

 

Al identificarnos, las guardias de seguridad, llamaron a una mujer quien dijo que se llama Lidia Monroy Hernández, asistente administrativa, a ella, le solicitamos una entrevista con la encargada del lugar, pero dijo que primero tenía que consultarlo y después ellos nos llamaban porque, aseguró, allí están incomunicados y no tienen ni una sola línea telefónica, ni de teléfono fijo ni celular.

 

Al cierre de esta edición, seguimos esperando la cita, como ha ocurrido en otras ocasiones que nunca llaman.

 

Lo cierto es que, según versiones de algunas trabajadoras del Centro de Salud, la Ciudad de Mujeres, hizo la invitación para que acudieran a realizarse una detención temprana del cáncer de mama, pues ofrecían un estudio de alta tecnología, pero quienes van, regresan al Centro de Salud, porque allí les dicen que no hay quien maneje la moderna máquina, como tampoco radiólogo.

 

Algunas personas platicaron a este medio, que en ese lugar solo atienden si van recomendadas de alguna institución como DIF, incluso logramos platicar con algunas personas que laboran en ese lugar, que por seguridad, se omiten nombres y dijeron que en la actualidad, ofrecen cursos y clases de zumba pero que son únicamente para el personal, que en realidad, hay mucha gente sin hacer nada, pues de las más de 300 mil personas que se esperaban de varios municipios, hay días que por lo menos atienden a una sola y eso del mismo municipio, porque no atienden de otros lugares.

 

"Hay veces que nos aburrimos, sólo nos vemos unas con otras porque no hay nada qué hacer, incluso hace algunos días, hasta hubo recorte de personal porque ya éramos mucha gente".

 

"Hay veces que sí llegamos a atender, pero sólo si llegan de algún DIF, además no tienen el personal especializado para atender las áreas, por ejemplo, se cuenta con aparatos de alta tecnología para radiografías, pero no hay radióloga, luego nos quedamos sin psicóloga”, expresó un empleada.

 

Cabe resaltar que este lugar fue construido, para atender a las mujeres en cuestión de salud y primordialmente si eran víctimas de violencia, el panorama fue pintado muy exitoso y a la fecha luce desolador. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO