17 de nov de 2018

Campesinos exigen obras para las comunidades donde pasa el gasoducto

Por Marisol Martínez Cruz   Un poco más de ochenta ejidatarios de los diferentes lugares de donde atraviesa los tubos del gasoduc


Por OFICINA | viernes 27 de julio del 2018 , 04:29 p.m.

Por Marisol Martínez Cruz

 

Un poco más de ochenta ejidatarios de los diferentes lugares de donde atraviesa los tubos del gasoducto que construye la empresa TransCanada, se manifestaron el miércoles 25 en la comunidad de Macuá, municipio de Tula, para exigir que la compañía les explique a todos, la cantidad de gas que va a pasar por los ductos y sus riesgos, además piden obras como pavimentaciones de calles y centros de salud.

En entrevista para Nueva Imagen, Alejandro Mendoza Barrera y Amando Serrano, pertenecientes al ejido de San Francisco Bojay, explicaron que tienen un problema con la compañía TransCanada, que es la encargada de hacer la obra del gasoducto que cruza los ejidos. “Nosotros hemos querido tener una negociación con ellos y ellos se han negado. En la actualidad hicimos un grupo de pueblos, de comunidades para defendernos contra las injusticias que trata de hacer TransCanada con los ejidos, porque viene a engañar a cada ejidatario, les paga lo que quiere, viene a ofrecer a las comunidades obras que nunca les ha cumplido, entonces ésta es nuestra inconformidad”.

Resaltaron que el ejido de San Francisco está demandado ante Tribunal Agrario, acción que les parece incorrecta, porque aseguran que no han incurrido en ningún delito o ninguna falta, por ellos se han reunido con otros pueblos y comunidades, para defenderse.

Dijeron que el motivo de la reunión en la comunidad de Macuá fue con la intención de que los empresarios les cumplan, con las obras que les han prometido y que de lo contrario van a tomar acciones como detener la obra y no dejarlos trabajar.

Pero durante la reunión acordaron que los representantes que estuvieron ahí de la Transportadora de Gas Natural de la Huasteca, (TransCanada), van a hablar con sus jefes para llevarles una respuesta a su pliego petitorio.

“Nosotros queremos primero, que nos informen del riesgo, de la cantidad de gas que va a pasar por los ductos, luego en base de eso, que nos den algunas obras para las comunidades y una indemnización para los ejidatarios porque la obra es de alto riesgo y está afectando al ejido y a las comunidades en general”, recalcaron los ejidatarios.

Platicaron que están solicitando pavimentaciones de calles, algún centro de salud y obras dependiendo a las necesidades de cada comunidad y van en esa sintonía con todas las localidades.

Consideraron que la empresa no dio un pago justo a los ejidatarios por sus tierras, pues a la fecha han detectado que a algunas personas les pagaron a 100 pesos el metro cuadrado, a otros les pagaron a mil pesos, en otros lados a 20 pesos y hasta 10 pesos  el metro cuadrado de la tierra, pues los empresarios pagaron porque fueron calificando la tierra en primera, segunda o tercera calidad, cuando para el campesino la tierra no tiene una clasificación, ya que toda es sagrada porque les da de comer.

Los entrevistados dieron a conocer que en el ejido de San Francisco ya tuvieron una negociación, donde les ofrecieron una cantidad como un concepto de indemnización de aproximadamente 40 mil  pesos por ejidatario, lo que consideran muy poco porque son veinticinco años los que va a pasar el ducto, entonces, si fraccionan cuarenta entre veinticinco años, que serían nueve mil días, estarían hablando de tres o cuatro pesos diarios.

Explicaron que el proyecto del gasoducto va de Tula de Allende a Villa de Reyes, Estado de México, y por la zona de Tula afecta de siete a catorce comunidades y ejidos, “nos va a afectar porque es una obra de alto riesgo, aproximadamente van a pasar quinientos cincuenta millones de pies cúbicos, aproximadamente sacando una conversión son como seis pipas de tráiler de cuarentaicinco mil litros que van a pasar por segundo, siendo una obra de alto riesgo en caso de una explosión o una fuga”.

“Estamos inconformes por la devaluación de nuestras tierras, en algún momento dado si alguna empresa, alguna constructora de vivienda quisiera venir a comprar algún terreno cerca de esa obra, de ese tubo, simplemente ya no valen nuestros terrenos, están completamente devaluados, ya hay casos concretos en el ejido de San Francisco, Bojay, donde se acercó una empresa de Pachuca para querer construir una unidad habitacional en un terreno de dos hectáreas y media, ellos llegaron a ofrecer hasta cinco mil pesos el metro cuadrado, es un promedio de ciento veinticinco millones de esa milpa, posteriormente regresaron a la negociación y vieron tirado ahí el tubo que va a pasar; desde ese momento se rompió todo el diálogo con estas personas que pretendían comprar, ya no les interesó por la obra, la magnitud del tubo que va a pasar ahí, y por el peligro que representa”, finalizaron los ejidatarios. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO