17 de jul de 2018

Campesinos defraudados por la CCI Tula

*Dieron más de 30 mil pesos cada uno por apoyos productivos y viviendas desde hace dos años; no han recibido los beneficios y tampoco le


Por OFICINA | sábado 24 de marzo del 2018 , 09:54 a.m.

*Dieron más de 30 mil pesos cada uno por apoyos productivos y viviendas desde hace dos años; no han recibido los beneficios y tampoco les devuelven su dinero.

Por Marisol Martínez Cruz

Campesinos exigen que la Central Campesina Independiente  (CCI) región Tula, la cual es dirigida por Tiquico Pérez Paredes, cumpla con los proyectos productivos y con el programa de vivienda por el que pagaron desde 30 mil pesos,  cada uno, desde hace dos años y a la fecha sólo les dicen que ya están por salir los beneficios.

Los campesinos, vecinos de la comunidad de Amealco, explicaron a Nueva Imagen, que desde hace aproximadamente dos años, cuando las oficinas de la CCI Tula estaban en la Unidad Habitacional Pemex, recibieron una convocatoria que los invitaban, sobre todo a las familias de escasos recursos, a que entraran a un programa de construcción de viviendas, además de proyectos productivos, para lo cual Tiquico Pérez les decía que para poder estar dentro de los programas, tendrían que dar una aportación de por lo menos 1500 pesos, para efecto de los movimientos de oficina, porque a ellos nadie les pagaba un salario y tenían que poner de su bolsa, pues que hasta había ocasiones que en todo el día ni comían.

Desde entonces, constantemente se les pedía a los campesinos más dinero, con el pretexto de que los apoyos estaban por salir, sólo se necesitaba más recurso económico para que así desde la central Pachuca, no los dejaran fuera del programa.

Tiquico Pérez  Paredes  convocaba a reuniones a los supuestos beneficiados, en donde les llamaba la atención, pues les decía que constantemente tenían que acudir a las oficinas para saber cómo iban los trámites, ya que estos estaban a punto de salir, y que él no era el “gato” de nadie, pero les insistía, incluso al  término de las reuniones, pasara a uno por uno a su oficina, donde les hacía ver que tenían que dar más dinero para que los beneficios les salieran pronto.

Los afectados resaltaron que en una ocasión en una reunión Tiquico Pérez les aseguró que ya en menos de una semana los ingenieros iban a visitar los terrenos para hacer los planos de las viviendas, que incluso, si era de su interés y si ellos se dedicaban a la albañilería o si conocían a alguien, que los contrataran y que la CCI, les iba a cubrir sus honorarios, pues todo iba incluido dentro del programa de vivienda.

Supuestamente la vivienda tendría un costo de casi 100 mil pesos, los cuales, los beneficiados iban a tener la oportunidad de irlos pagando poco a poco, pues esa era la ayuda que ofrecía la CCI estatal.

Sin embargo, desde entonces, con la ilusión de tener una vivienda digna para sus familias, la gente fue dando dinero y casi todos llegaron a dar más de 30 mil pesos, y por familia hay quienes juntaron un poco más de 100 mil pesos, además los que estaban inscritos en los proyectos productivos, también dieron la misma cantidad.

Los campesinos, al notar que los proyectos y el programa de vivienda era un fraude, se dirigieron con Tiquico Pérez, quien se sustenta como licenciado, para exigirle que les devuelva su dinero pero éste les dice que no tienen ningún comprobante que los ampare que se lo dieron.

Esto al referirse que cada que daban dinero al término de las reuniones o  cuando acudían a las oficinas, una de las trabajadoras a quien conocen como “Lolita”, sólo los apuntaba en una libreta, sin darles ningún recibo como comprobante de pago.

Los afectados recalcaron que son más de cien personas de diferentes comunidades de la región, las que son afectadas por Tiquico Pérez, pues depositaron toda su confianza en dar dinero sin recibir algún comprobante, ya que en una ocasión que pidieron un recibo, con voz déspota les dijeron que tenían que confiar, pues si tenían alguna duda o desconfianza con una dependencia gubernamental pues mejor se olvidaran de los beneficios y se salieran de los programas.

Incluso dijeron que eran obligados a acudir a los mítines del PRI, por ejemplo, tuvieron que asistir al registro de Cuauhtémoc Ochoa y Octavio Magaña, como aspirantes a la diputación federal, además de que iban a todos los eventos de Omar Fayad Meneses cuando andaba en campaña proselitista y que tenían que acudir con sus propios gastos, es decir, tenían que pagar, por ejemplo, el camión para trasladarse.

Ahora piden que el gobernador del estado intervenga y obligue a Tiquico Pérez Paredes a que les regrese su dinero o que cumpla con los proyectos y programas, pues éste se escuda que como no tienen un comprobante de pago, no tienen cómo obligarlo y no pueden acusarlo de nada, pero que Omar Fayad, tenga en cuenta que no fue sólo una persona defraudada, sino casi cien y que entre todos son testigos.

Platicaron que algunos tuvieron que vender sus animales, otros pedir préstamos para poder ir dando dinero a Pérez. Añadieron que el representante de la CCI en Tula, les dejó en claro que en cuanto salieran los apoyos, tendrían la obligación de darle dinero como agradecimiento porque él no les iba a hacer el trabajo de a gratis. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO