22 de oct de 2017

*Se acercan los tiempos.

*Se acercan los tiempos. De acuerdo a los tiempos que marca el calendario electoral en nuestro país, se calcula que para fines de octubre o pr


Por OFICINA | martes 15 de agosto del 2017 , 05:06 p.m.

*Se acercan los tiempos.

De acuerdo a los tiempos que marca el calendario electoral en nuestro país, se calcula que para fines de octubre o principios de noviembre el PRI deberá dar a conocer a quien deba representar sus colores en la contienda presidencial de julio del 2018.

Ahora como resultado de su XXII Asamblea Nacional  que tuvo lugar el pasado sábado 12  con dos días previos de intensos  debates, el Partido Revolucionario Institucional quitó los candados que obligaban a que los aspirantes estuvieron precedidos de una larga carrera partidista. Ahora como dijo un prestigiado columnista, “será candidato el que sea pero que garantice el triunfo, venga de donde venga”.

Se asegura que en este nuevo escenario, habrá que creer la hipótesis  de que quizás el candidato no sea un priista puro por su falta de militancia  o de plano por  su apartidismo, pero eso sí que sea cercano al partido tricolor  y en consecuencia al presidente Peña Nieto. ¿Quién les gusta? el secretario de Hacienda José Antonio Meade o Aurelio Nuño el todavía titular de la SEP. Hay quienes dicen que los cambios estatutarios del partido en el gobierno están hechos a la medida de alguno de ellos dos.

Aunque hay quien aclara que  Nuño si cumple el requisito de diez años de militancia, hecho que no cubre el secretario de Hacienda y claro hay que precisar que  la reforma estatutaria no lo convierte de hecho en candidato, pero eso sí se le deja a salvo para poder serlo en caso que el presidente de México así lo determine, porque la reforma es claro que lleva el visto bueno del que manda para tener con ello un abanico más amplio de los posibles.

Lo anterior en razón que hasta antes de la 22 Asamblea los aspirantes priistas más sonados son el secretario de Gobernación paisano y favorito de la mayoría de hidalguenses Miguel Osorio Chong; Luis Videgaray, hoy secretario de Relaciones Exteriores, muy golpeado por temas como la visita a México del entonces candidato Donald Trump, pero con una innegable cercanía e influencia con Enrique Peña Nieto que nadie del gabinete le disputa ni cuestiona.

También se han apuntado José Narro el secretario de Salud, con un buen de opiniones en su favor pero dos contras; su edad y le reclaman  no haber terminado con el narco en CU; luego entonces cómo le haría para atender una crisis  que en la materia  hoy vive México exponencialmente mucho mayor que lo que ocurre en los campos de nuestra máxima casa de estudios.

De fecha reciente también se apunta Enrique de la Madrid hijo de un expresidente de la República, hoy es  secretario de Turismo y según las cifras  México ha logrado despuntar increíblemente en la materia  y dicen que en mucho gracias a su atinado trabajo. Se asegura que en el caso de Aurelio Nuño, su militancia en el PRI aunque no muy conocida, sí es real por lo que la reciente reforma ni le va ni le viene.

Claro no hay que olvidar al todavía gobernador del Estado de México, que entre otras virtudes de las más importantes es que logró conservar para su partido la entidad que todavía gobierna y que para efectos de la próxima elección resulta de primera importancia. Luego entonces pensar que Eruviel Ávila está eliminado podría parecer un error, con todo y que le sacan las cuentas que esta vez el PRI hizo casi un millón de votos menos que justamente cuando él jugó para gobernador.

Ya durante la Asamblea Nacional el presidente Peña avaló las reformas a su partido porque con ello el PRI se acerca a la gente, para que militantes y simpatizantes puedan servir a México, aseguró que “nuestro partido está listo para lo que viene”, al tiempo que garantizó que nuestro país gana cuando gana el PRI.

En conclusión, el partido político en el poder se declaró listo para las elecciones que vienen. Sus precandidatos son varios y con pros y contras como todos. Sin duda la clave será que durante el proceso de selección no haya heridos para que no sea al interior del propio partido de donde vengan los golpes más fuertes y contundentes que pongan en riesgo su permanencia en el poder.

Mejor horizonte para el PRI tulense

Parece que al fin se ve un mejor horizonte en el camino del PRI en Tula. Después del accidentado proceso que terminó inconcluso cuando Eduardo Ogando dejó su renuncia en la mesa de la dirigencia  estatal, se puso en marcha un nuevo proyecto con Héctor Arana y Libertad García al frente.

¿Realmente qué ocurrió con la fallida nominación de Lalo Ogando?

Parece que hubo una confusión entre los que deciden en la capital del estado. Lo anterior porque a la hora de los apoyos nadie quiso meter las manos por él, muy a pesar que por su lado buscó alianzas de peso que a final de cuentas no logró. Como se lo dijimos parece que Ogando  comenzó con el pie izquierdo cuando menospreció el cargo recién obtenido en el CCC Tula y ante la posibilidad levantó la mano en el PRI con tal  suerte que obtuvo la nominación, pero nunca los consensos necesarios.

Y es que aunado a lo anterior había que agregar  que  en el espacio que tuvo desde  su registro a la fecha de toma de protesta que nunca ocurrió, su estrategia de ganar adeptos de plano no permeo. Parece mentira pero vimos mucho mejor a  Raquel Arredondo quien sería su compañera en la dirigencia municipal. Discreta y prudente, Raque demostró madurez en este tiempo, cualidad que confirmó al estar presente en el evento del  registro de Héctor y Libertad.  

 A final de cuentas, parece que fue una buena decisión de Ogando abdicar en espera de mejores tiempos  porque  -a propósito tal como se acostumbra  aquí la política- de haber permanecido como cabeza en el Consejo Consultivo Ciudadano,  dentro de unos meses, a la hora de las decisiones sin duda Eduardo hubiese sido el  candidato casi natural  del PRI a diputado local.

Pero bueno como dice conocido narrador de futbol: “La tenía, era suya y la dejó ir”. Ahora para él tendrá que ser borrón y cuenta nueva, a empezar casi de cero. Hay quien dice que podría irse del PRI. No lo creo.

Por hoy es todo, nos leemos el próximo miércoles, pero… En Confianza.  *NI*     

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO