15 de nov de 2018

*Recorte para algunos; beneficios de oro para otros.

Con todo y que las condiciones de las dos empresas han cambiado como consecuencias de las reformas estructurales determinadas casi al principio del se


Por OFICINA | martes 19 de diciembre del 2017 , 06:54 p.m.

Con todo y que las condiciones de las dos empresas han cambiado como consecuencias de las reformas estructurales determinadas casi al principio del sexenio  e implementadas a lo largo del mismo y con beneficios que pocos percibimos en nuestro bolsillo, hoy en día resulta interesante revisar las condiciones laborales de  las dos empresas  con participación estatal más importantes en el país Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

Pemex, la ahora llamada Empresa Productiva del Estado, ya anunció que se van más de cinco mil trabajadores para el ya cercano 2018, entre empleados de confianza y sindicalizados, de éstos cien son funcionarios de alto nivel  entre gerentes, directores y subdirectores, y el resto  son trabajadores operativos de confianza y sindicalizados.

Según la información que da a conocer  Noé Cruz Serrano, un número no especificado de empleados que están en estas circunstancias, habrán alcanzado el beneficio del retiro o jubilación por los años y antigüedad laboral.

Cabe recordar que hace poco más de dos años la empresa y el sindicato firmaron un convenio para cambiar los términos de pensión aplicable a los trabajadores; para los de menos  de 15 años de antigüedad  la edad de retiro se va de los 55 a los 60 años con una trayectoria de 30 años  para obtener una pensión equivalente al 100 por ciento.

Por cuanto al proyecto para operar en el ya cercano 2018, Pemex planea  hacerlo con una plantilla de 111 mil 500 trabajadores, a diferencia de los 116 mil  600 trabajadores de este 2017.  De alcanzar estas metas va a significar que Pemex en los últimos cinco años se estaría moviendo  con 43 mil empleados menos.

Resulta interesante saber que el mayor número de trabajadores que dejaron sus puestos  fue en actividades de explotación y producción con siete mil plazas; de Pemex refinación, ahora Transformación Industrial, han salido casi cinco mil, mientras que de Petroquímica básica fueron  casi  tres mil las bajas y del personal corporativo que incluye  personal de la torre ejecutiva de Marina Nacional en la CDMX salieron apenas 106 empleados.

Es relevante hacer notar que muy a pesar de la reducción en el número de su personal, Pemex planea erogar  en servicios personales, es decir  en sueldos, recursos por alrededor de  93 mil 228 millones de pesos, 3 mil 415 millones de pesos más que el año inmediato anterior cuando el gasto asignado ascendió a 89 mil 813 millones de pesos. ¿Raro no?

Así las cosas en Pemex en materia de reducción de personal y de sueldos, ahora echemos una revisada a las cosas que ocurren  en el mismo CFE  y en Pemex con los trabajadores que se van a descansar. De entrada hay que decir que ambas empresas requieren para el 2018 la friolera de 118 mil 762 millones de pesos para llevar en paz la relación contractual de 146 mil jubilados.

Con la misma información que recabó Cruz Serrano, sabemos que cada trabajador pensionado va a cobrar 67 mil pesos mensuales en promedio, cantidad por supuesto muy por arriba de lo que alcanzarían a percibir el grueso de trabajadores ya en edad de jubilación en México se trate de la empresa, compañía, dependencia gubernamental, negocio o institución privada de que se trate. Nadie como  los ex empleados de  CFE  y Pemex  para poder decir que finalmente “La Revolución les hizo justicia”, bueno tal vez la excepción a la regla es con la gente que trabajó en el IMSS y en la extinta Cía. de Luz y Fuerza.

Para darnos una idea de lo bien que les va  a los jubilados de CFE y Pemex, los 67 mil pesos de sueldo mensual que percibe en promedio cada uno de ellos  equivale al pago para 28 trabajadores con el salario mínimo vigente de 80 pesotes.

Claro hay que hacer notar que las condiciones  para el pago de pensiones  acordada entre las empresas y sus sindicatos han cambiado en los últimos años. Se han reducido algunas prestaciones para los futuros jubilados, toda vez que quienes ya disfrutan de ese beneficio, las condiciones otorgadas al momento de su jubilación deberán respetarse.

Pemex solicita 63 mil millones de pesos para atender una plantilla de 97 mil 500 jubilados en el próximo 2018;  mientras que CFE requiere de 54 mil millones de pesos para 48 mil jubilados durante el mismo periodo de los próximos doce meses.

De acuerdo a la partida presupuestal pedida, cada  ex trabajador de  CFE va a percibir un salario mensual de 95 mil pesos en promedio, todavía mucho más alto de lo que habrán de devengar los petroleros en el mismo periodo. Y todavía más los jubilados de CFE habrán de percibir más que los poco más de 90 mil trabajadores en activo de la propia empresa, cuyo sueldo en promedio habrá de ser de  54 mil pesos mensuales.

De acuerdo con el contrato colectivo, tanto Pemex como CFE tienen obligaciones con trabajadores que se acogen al sistema de pensiones una vez que alcanzan la edad de retiro o cubren cierta antigüedad.

En el caso de CFE sus trabajadores sindicalizados y de confianza incluyen entre otras prestaciones de fondo de ahorro, ayuda en renta de casa, servicio eléctrico, aguinaldo anual, cuota de transporte, ayuda de despensa, fondo de previsión, prima de vacaciones, atención médica y medicinas a familiares beneficiarios, indemnizaciones y primas de antigüedad por retiro y planes de jubilación por antigüedad, vejez o incapacidad permanente derivada  de riesgo de trabajo no profesional, así como pensiones post morten que reciben los beneficiarios, las cuales pueden ser por tres años al 100 por ciento, cinco años al 90, ocho años al 80, o bien vitalicia para la viuda al 80 por ciento.

¿Muy envidiables condiciones no?

 Por hoy es todo. Nos leemos el próximo miércoles 10 de enero, felices fiestas para todos, pero... En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO