16 de dic de 2018

*Política de más nivel.

Está muy claro que desde hace años la actividad política en nuestro país  se ha  denigrando,  de manera tal


Por OFICINA | martes 7 de agosto del 2018 , 05:29 p.m.

Está muy claro que desde hace años la actividad política en nuestro país  se ha  denigrando,  de manera tal que hoy resulta hasta penoso cuando a alguien le preguntan a qué se dedica, el que tenga que responder “soy político”.

Ello no es consecuencia de la suerte buena o mala, se debe a que la mayoría de quienes han tomado como modus vivendi  el arte de servir –como nosotros le hemos llamado- terminan siendo acusados de corruptos cuando después de desempeñar un cargo público por designación directa o por elección popular, se convierten en nuevos ricos. Así de plano, de la noche a la mañana.

Y no hay mucho que buscarle, el ya presidente electo de México, fincó su triunfo en ofrecer combatir con eficiencia la corrupción, porque Andrés Manuel López Obrador pudo ver a través de tantos años de campaña de pueblo en pueblo, de  ciudad en ciudad, que el mayor reclamo de la gente es terminar con los políticos corruptos. Nos atrevemos a decir que sólo con este discurso pudo ganar más de 30 millones de votos.

Claro, problemas como la inseguridad, la falta de trabajo, las deficiencias en materia de salud, de educación, etcétera, son también reiteradas demandas de la población de todos lugares de nuestra nación, pero ninguna de ellas  -nos parece que ni siquiera la inseguridad- se puede comparar con el reclamo por tanto y tanto político corrupto, vestido lo mismo de presidente municipal, que de diputado o gobernador, por mencionar sólo algunos  que al amparo de la confianza que la gente les dio a través de sus  votos, resuelven para siempre y de manera ilegal  sus limitaciones de orden económico.

Pero hoy en día se abre para los  130 millones de mexicanos una posibilidad que anhelamos se pueda convertir en realidad con la llegada del nuevo gobierno a partir del próximo diciembre: terminar con la corrupción entre la clase gobernante. Desterrarla de una vez y para siempre. No soy uno de los   millones de mexicanos              que votaron a favor de AMLO,  pero reconozco que hoy en día no tiene límite mi esperanza de que López Obrador sea realmente quien encabece ya en el gobierno un movimiento tan importante y trascendente  que se   convierta  en la real Cuarta  Transformación.

Los pasos que ha dado el próximo presidente de México, se supone que justo hoy miércoles estaría recibiendo su constancia de presidente electo, parece han sido los correctos. A querer o no  ha desplazado a Peña Nieto como fuente importante de noticias. Desde el tercer día después de ganar  el primero  de julio él ha sido la nota.

  López Obrador ya anunció algunas acciones de lo que será su gobierno, de igual forma ha anunciado los nombres de sus principales colaboradores. Del primer tema  por ejemplo, vemos  muy complicado el llevar a diferentes capitales del país las oficinas centrales de las dependencias del gobierno federal que habrá de encabezar, por ejemplo a Pachuca la Sedatu, como hace muchos años  (1985) se intentó con las secretaría de Energía construyendo para ello lo que hoy son ciertamente oficinas de gobierno, el llamado Centro Minero.

Este anuncio de gran mudanza de plano nos parece que va encaminado al fracaso y a un enorme gasto de lo que se pretende sea un gobierno austero. No podemos imaginarnos por ejemplo  el traslado de miles de empleados de Pemex  a  Campeche o para Puebla los de la SEP, o para Oaxaca los de Sedesol. El gasto del gobierno y el de los propios empleados, su vivienda, la escuela de los hijos o sólo se va con la esposa o su pareja y sus hijos se quedan en CDMX y entonces la desintegración familiar se convierte en otro gran problema,  más muchos otros etcéteras.

Pero decíamos que en su mayoría las acciones anunciadas nos parece son realmente la esperanza  de un nuevo México. La reducción de sueldos  a los altos funcionarios es un reclamo desde hace mucho tiempo. El destinar menos recursos públicos a los partidos políticos, es también una idea genial y ojalá también se apruebe que sean menos los partidos a raíz de la baja votación de varios de ellos en  la reciente jornada electoral.

Por cuanto al anunció de varios quienes serán sus colaboradores, habrá que darles el beneficio de la duda en todos los casos, sin olvidar el de Manuel Bartlett que será el director de la  Comisión Federal  de Electricidad, cuyo anunció ha dividido a la gente incluso entre los incondicionales seguidores del Peje.

El mayor cuestionamiento para el ex gobernador de Puebla no es su falta de experiencia en el área a dirigir muy a pesar de su avanzada edad, sino su negro pasado  político. Y no por el hecho de haber militado muchos años en el PRI, sino porque su trabajo en tareas como la Secretaría de Gobernación en la época de Miguel de  Madrid, resulta harto cuestionable por temas como la caída del sistema cuando  las votaciones presidenciales que se impidió la llegada de Cuauhtémoc Cárdenas a Los Pinos en el triunfo de Salinas.

A favor de la actual actitud de AMLO fue  también la reunión que sostuvo en su propio domicilio con José Antonio Meade, el candidato del PRI en la elección presidencial. Este acercamiento habla de una actitud de estadista  de López Obrador, que sin duda abona a ganar las simpatías de quienes hace poco más de un mes no votamos por él.

 De esta reunión se han escuchado voces a favor y en contra, tanto de priistas dolidos por la derrota, como  de seguidores de AMLO ensorbecidos por la victoria y recalcitrantes enemigos del Revolucionario Institucional. Nos parece que los tiempos actuales así lo exigen, que México ya no está para mayores enconos entre ganador y perdedores y que cerrar cicatrices nos parece de los más prudente y adecuado.

Ciertamente todavía hay voces, muchas, que votaron por Morena y se mantienen envalentonadas por el triunfo y no conciben ver fotos con AMLO y Meade platicando amistosamente en la casa del primero,  ojalá que pronto suceda lo mismo con Ricardo Anaya y esperamos que la gente de Andrés Manuel  pronto supere este mal de la victoria y entre todos los mexicanos nos demos la mano para unir esfuerzos  alrededor del gobierno que viene.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero…En Confianza. *NI*  

 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO