15 de nov de 2018

*Listos para decidir.

De acuerdo a los tiempos que la ley electoral señala, después de varias semanas de precampañas presidenciales, hoy estamos en el


Por OFICINA | martes 6 de marzo del 2018 , 05:23 p.m.

De acuerdo a los tiempos que la ley electoral señala, después de varias semanas de precampañas presidenciales, hoy estamos en el periodo llamado intercampañas. Nada de promocionar a aspirantes, sí a los partidos políticos. Lo cierto es que estas novedosas disposiciones nada bueno le agregan al clima político en el que ya estamos inmersos, pero eso es  tema de otra entrega.

En breve se va a resolver quiénes van a ir en las boletas como candidatos independientes, aunque todo hace pensar que serán Jaime Rodríguez El Bronco, Margarita Zavala y Armando Ríos Píter el Jaguar. No  más.

Mientras que  López Obrador el Peje  de Morena (aunque debía ser al revés, Morena del Peje), José Antonio Meade del PRI, partido en el que nunca ha militado, y  Ricardo Anaya del PAN, que para opinión de muchos se va a caer antes de que la contienda comience formalmente, son ya prácticamente los representantes de los partidos políticos integrados en alianzas tan poco entendibles como la del PAN-PRD.

Parece entonces que estamos a muy buen tiempo de comenzar a decidir a quién de estos le vamos a dar nuestro voto para que sea el próximo presidente de la República y deseando como mexicanos que encuentre la solución a temas como la violencia y la corrupción.

Todas las encuestas coinciden en que Andrés Manuel López Obrador va en primer lugar y que Anaya en segundo. No se puede precisar a cuántos puntos de distancia, al igual  de qué tan lejos de ellos va  Pepe Toño en tercero.

Claro que  tantos años de andarse promoviendo ya sabemos qué nos ofrece AMLO; mientras que Anaya a base de destrozar al  Partido Acción Nacional desde la presidencia nacional desde hace dos años aproximadamente, gracias a cuya estrategia varias de sus figuras hoy están fuera del blanquiazul, también ya le vimos y escuchamos su propuesta desde entonces.

Sin duda de los tres aspirantes el del PRI es el más “nuevo” en esta calidad. El lugar que ocupa en las encuestas a nadie debe sorprender. Diríamos en su favor que al comenzar abril y con él la formal campaña, es cuando viene lo bueno y entonces conoceremos los alcances de Meade.

Mientras que por el lado de los independientes, partiendo de la premisa que son tres los que tienen posibilidades de  que aparezca su nombre en la boleta, parece que no hay mucho para dónde hacerse.

Deben ponerse de acuerdo y declinar los dos –y hasta los que no cumplieron la meta de las firmas requeridas como es el caso de Mary Chuy y Pedro Ferriz- para declinar a favor del que tenga más posibilidades y arrancar la campaña con  cuatro finalistas y no podríamos descartar a ninguno.

¿Y cómo se ven en estos momentos?

AMLO con un arrastre innegable. No hay  en estos tiempos quien llene una plaza pública como Andrés Manuel. Su bandera en contra de la “mafia del poder”, sin duda le ha dado  buen resultado como consecuencia del terrible desgaste del resto de los partidos. PRI, PAN, MC, PRD, PVEM y los otros por igual, a excepción de Morena, no por buenos, sino por nuevos. Creemos que las altas preferencias a su favor han llegado al tope.

Anaya el más joven –apenas cumplió 39 años la semana pasada-  y con el mejor discurso. En su contra la arremetida de que ha sido objeto por el bien comprobado lavado de 54 millones de pesos. En su contra también los enemigos que ha ido sembrado en su propio partido hasta estar donde está.  Si se descuida y sigue sin poder bien defenderse se puede desplomar en las preferencias al grado de ser relevado (¿por Mancera?).   

En este escenario parece que José Antonio Meade es el que tiene más posibilidades de crecer. No sabemos si lo suficiente para disputar el triunfo, pero sin duda con  el voto duro de los priistas, el obligado apoyo del  gobierno federal,  más su limpia, amplia e inalcanzable trayectoria en el servicio público le dan ese plus.

Por el lado de los independientes, nos parece que el Bronco ya en la contienda oficial no gana ni siquiera Nuevo León, pues entre otras cosas su ofrecimiento de terminar con la corrupción,  lo más que ha logrado  con su corrupto antecesor,  es tenerlo detenido por  media hora.

Mientras que Margarita Zavala ha dado muestras de la fuerza que tiene, pues sin partido de por medio, siempre aparece en los primeros lugares en las encuestas. Sin  Anaya  sería la candidata natural del PAN  con mucho más posibilidades de ganar para ella y para el partido del que fue distinguida militante.

Pesa en su contra el nombre de su esposo el ex presidente Felipe Calderón, con quien nuestro país alcanzó los más altos índices de violencia e hizo mutis en temas como la Estela de Luz, vivo monumento en la capital del país no a otra cosa, más que a la corrupción.

No hay que perder de vista al guerrerense Armando Ríos Píter, senador con licencia que renunció a ser postulado por su partido el PRD para gobernar Guerrero, pues rechazó convertirse en rehén del crimen organizado que hoy gobierna esa lastimada entidad federativa.

Si el Jaguar se convierte en el representante de los candidatos  independientes, ¡cuidado! Parece un tipo  de carácter, con  otras dos virtudes no muy comunes en nuestra hoy muy mal vista clase política: es  un hombre que parece honesto y congruente.

No va a ser sencillo digerir los miles (perdón, millones) de spots que vienen a partir del último de marzo y hasta el 27 de junio. Vamos a tratar de ser tolerantes y receptivos, con tal de no tener dudas a la hora de emitir nuestro voto el primer domingo de julio.

Por hoy es todo, nos leemos  el próximo miércoles pero, En Confianza…

  

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO