15 de nov de 2018

La gente decidió

Tal como lo anticipaban todas las encuestas para elegir al próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador


Por OFICINA | martes 3 de julio del 2018 , 05:45 p.m.

Tal como lo anticipaban todas las encuestas para elegir al próximo presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador  de Morena ganó  con una clara ventaja este domingo primero de julio frente a Ricardo Anaya, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez. No hay discusión, la diferencia entre el ganador y el resto de contendientes es bastante amplia como para evitar cualquier posible impugnación.

Apenas dos horas después del cierre de casillas Meade hizo público el reconocimiento de la victoria de AMLO, ello le valió el reconocimiento de propios y extraños. Anaya  también lo hizo una hora después y ello habla de la madurez de los políticos que jugaron para lograr el  más alto cargo en la carrera política en México. Habrá que esperar qué sucede en las próximas semanas, pero sin duda la actitud de ambos  presagia buenas expectativas en lo que viene.

Es casi seguro que la transición entre el gobierno que se va con el que llega sea también aseada. Fue insistente el comentario en las últimas semanas en el sentido que el gobierno de Peña ya negociaba con la gente de AMLO una especie de amnistía que  se tradujera en lo inmediato en no poner trabas para la entrega-recepción a cambio de no tocar la figura  de Enrique Peña ya en su calidad de ex presidente. No falta mucho para saber qué tanto había de cierto.

Perseverancia  parece la clave que hoy lleva al triunfo  a López Obrador. Hace doce años perdió una cerrada elección con Felipe Calderón, en sus seis años de gobierno nunca lo reconoció como presidente. Se auto asumió como el presidente legítimo, con bandera al pecho, toma de protesta y mandando al diablo a las instituciones sin olvidar el plantón de mucho tiempo en Reforma que significó  la pérdida de muchos millones de pesos a vecinos de esa zona.

Llegó la elección del 2012 y AMLO nuevamente participó, ahora cayó de manera rotunda ante Enrique Peña Nieto con quien el PRI regresó a Los Pinos. La diferencia de varios millones de votos a favor del actual presidente hizo o evitó cualquier manifestación importante en aquel entonces del hoy candidato presidencial ganador, quien nunca dejó de hacer campaña por todo el país, recorriendo pueblos y ciudades una y otra vez y con los resultados que ahora conocemos.

 Tal vez en otra persona las dos derrotas presidenciales lo hubieran hecho retirarse, pero no a este hombre de 64 años, tabasqueño de nacimiento que ya sufrió un infarto hace casi cinco años. Pero él siguió picando piedra. Creó su partido, el llamado Movimiento de Reconstrucción Nacional, Morena. Aprovechó a la perfección las crisis de inseguridad y  de corrupción en las que ha estado sumido nuestro país en los últimos años para hacer campaña a su favor, ofreciendo resolver estos  problemas que han sido un lastre para el hoy  todavía gobierno.

Su triunfo resultó contundente, en el Congreso también de manera que a pesar de no creer mucho en que un poder legislativo a modo ayuda a conseguir  que todos  los proyectos se plasmen en leyes, porque  parece más sano un equilibrio de fuerzas entre ambos poderes, ahora las cosas serán como la gente lo  ha decidido y a respetar la voluntad popular. Y aunque las expectativas no son las mejores  por mucha de la gente que se ha rodeado, ojalá que las cosas marchen bien.

Y aunque se esperaba no dejó de sorprender los resultados para el poder legislativo federal y local en Hidalgo. Sin duda nunca se había tenido un resultado como el de ahora para el partido oficial. Por supuesto que en todos los casos el efecto López Obrador contribuyó de manera fundamental para los resultados obtenidos. Un perfecto desconocido o hasta sin hacer campaña, cualquier          candidato vestido de Morena hubiera ganado.

En el caso de la diputación federal sin menospreciar el trabajo de Julio César, resultó importante que a Cuauhtémoc  en Tula le pesó mucho  no ser del PRI ni de Tula, tal vez con otro candidato la historia se pudo escribir de otra forma. Pero el hubiera no existe, por primera vez en el distrito electoral federal de Tula habrá un legislador en San Lázaro  elegido  a través del voto que no sea del PRI.

Para la diputación local de Tula, al igual que en los restantes 16 distritos, ninguno fue para el tricolor. Apenas rescato hasta parece increíble, pero así fue si es que no hay una sorpresa a la hora del conteo oficial. Damos por hecho que en la próxima legislatura el líder no será del mismo partido que el del gobierno. Aquí se verá sin duda y por primera vez en Hidalgo, un verdadero equilibrio de poderes, de contrapesos pues.

Ya habrá tiempo de hacer un análisis más profundo, pero de entrada y en automático Ricardo Baptista se va a convertir en factor de opinión en esta zona de Hidalgo, porque a pesar  de que ya   tiene  18 años que dejó aquí la alcaldía y en su haber cinco o seis derrotas electorales, nunca ha estado al margen de la política y a partir de ahora, menos.

En el caso de la senaduría, sin duda el  amplio trabajo de Nuvia Mayorga se podía pensar que daba para más, pero no. También la arrolló el fenómeno Peje, sin dejar de reconocer que en Julio Menchaca tuvo un rival de muy buen nivel –al margen del encontronazo que se dieron por el tema de los terrenos de San Javier, por un lado, y el de las concesiones de taxis por otro-. Ahora esperamos que Julio y Nuvia hagan  buen equipo en favor de Hidalgo desde la cámara alta.

Sin olvidar los golpes que se dieron al fragor de la batalla, sabemos que el gobernador Omar Fayad va a buscar y encontrar la forma y el momento para llevar la fiesta en paz con Andrés Manuel López Obrador.  Porque no es solamente el gobernador, es Hidalgo el que está de por medio  y don Omar lo sabe y sin duda lo va a resolver.

Así la historia que se escribió el domingo. Lo mejor de todo es que a pesar de las sangrientas campañas que incluyó 150 muertes violentas relacionadas directamente con el proceso, entre ellos 50 candidatos asesinados, la jornada del día primero tuvo una excelente participación cercana al 70 por ciento y sin más crímenes que lamentar.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero…En Confianza. *NI* 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO