22 de oct de 2017

En Confianza… 12/07/2017

Lo que viene en un año.


Por OFICINA | martes 11 de julio del 2017 , 11:37 a.m.

Por José Guadalupe Rodríguez Cruz

Ya estamos a un año de que en México ocurra lo que ya han llamado  la madre de todas las batallas en el escenario político. El domingo primero de julio del 2018 se van a elegir en todo el territorio nacional nada más la friolera de   3 mil 234 cargos. Cifra nunca antes vista en los anales de las elecciones en nuestro país.

La lucha partidista inicia por supuesto con la presidencia de la República para el relevo de Enrique Peña Nieto en la primera magistratura. Y de las acciones encaminadas para este objetivo ya se dejan ver y sentir algunas como la creación de un gran Frente  Amplio Democrático en donde podrían participar juntos   principalmente el PAN y el PRD.

Es decir juntar lo que cuando menos ideológicamente parece inviable, la izquierda y la derecha. Para muchos priistas este frente en ciernes no es otra cosa que el miedo, respeto y reconocimiento que le tienen al Partido Revolucionario Institucional, se sinceró Ernesto Gándara  secretario técnico del Consejo Nacional de este partido.

Sus líderes  Ricardo Anaya y Alejandra  Barrales han dicho que se trata no  solamente  de   ganar las elecciones   presidenciales de julio del 2018, sino que ya como vencedores, crear un gobierno de coalición, es decir que al interior de la estructura gubernamental haya  funcionarios de reconocida militancia en uno y en otro partido.

Además del  FAD para la elección presidencial ya pinta –al igual que hace 12  y 6 años-  Andrés Manuel López Obrador, ahora ya no con los colores del PRD sino los de  su propio partido Morena. No olvidemos la nueva figura de la candidatura independiente, que con todo y que en la jornada del pasado junio sus votos vinieron abajo, no se descarta la posibilidad que surja algún personaje  mujer u hombre, que “enamore” en serio al electorado.

Por otro lado  el Partido Revolucionario Institucional que ya maneja desde hace tiempo algunos nombres y que en las preferencias siempre va  al frente  el paisano Miguel Ángel Osorio Chong, pero en un nada honroso tercer lugar, varios puntos después de AMLO y de Margarita Zavala de Acción Nacional que ante las constantes fricciones sobre todo con su líder y también aspirante Ricardo Anaya, no descarta que pudiera ir a la contienda como independiente. 

Así mientras con Morena el candidato está decidido, el PRI maneja  también  a Luis Videgaray y a José Antonio Meade por referirnos sólo a dos al tiempo que con el PRD el mejor posicionado es Miguel Ángel Mancera sin olvidar que el jefe del gobierno de  la CDMX  no descarta meterse a la pelea como uno de los sin partido. Y por el lado del PAN después de Margarita la esposa de Felipe Calderón, están apuntados el ya citado Ricardo Anaya  su presidente, y el ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle.

De manera tal que el escenario político para el próximo año se  calienta una vez que los ánimos se comienzan a  tranquilizar por el triunfo de panzazo  del PRI  en Edomex; la esperada victoria de la coalición PAN-PRD en Nayarit y  el discutido triunfo priista en Coahuila, al tiempo que las municipales en Veracruz la peor parte las  sacó el tricolor.

Además de la presidencia de la República  el próximo  primero de julio, los mexicanos vamos a elegir a los 500 diputados federales y  a los 128 senadores. En nueve entidades también se va a renovar el poder ejecutivo  y al tiempo que en mil 613 municipios se  va a elegir a los nuevos alcaldes y a sus correspondientes cabildos.

Agreguemos a todo lo anterior que el primero de julio vamos a tener 591 diputados  locales electos por el principio de mayoría y 392 que lo serán por el principio de la representación proporcional, es por ello que ya se habla desde ahora que se avecina la madre de todas las batallas desde el punto de vista  electoral.

¿Quién va a ganar?

Para la presidencia  insistimos que López Obrador marcha en primer lugar con todo y la derrota de su Delfina en el Estado de México. AMLO a diferencia de las dos anteriores elecciones presidenciales que ya perdió, ahora parece ser menos agresivo. Por ejemplo a pesar de la reciente derrota ya no mandó al diablo a las instituciones, ni mucho menos se plantó de manera permanente en Paseo de la Reforma.

El Peje insiste que para  la elección no se va a aliar con la “mafia del poder” de la que según su óptica ya forma parte el PRD - aunque sí acepta a ese remedo de partido político que se llama PT-. Bajo este escenario la victoria de AMLO es todavía nada seguro. Mientras que por el lado del partido en el gobierno, no recordamos una crisis como la que hoy vive el PRI. Peña Nieto, su líder,  arrastrando la popularidad más baja de que se tenga memoria de un presidente de la República.      

 La inseguridad es uno de los mayores lastres del actual gobierno federal priista, además de una economía que nomás no crece, sin olvidar la  ineptitud y sobre todo la enorme  corrupción de  casi todos los funcionarios sean federales, estatales o municipales. Con todos estos argumentos y varios más debe luchar el PRI para conservar el poder que recuperaron hace seis años después de vivir doce bajo el manto panista en donde no nos fue mejor.

Nos preparamos pues para lo que viene. Ahora cada quien está haciendo lo suyo, el PRI prepara su XXII Asamblea Nacional para el ya próximo 12 de agosto. De aquí deberán salir acciones contundentes que le permitan luchar con posibilidades de conservar el poder.

El escenario es altamente complicado pero saben de sobra quienes hoy toman las grandes decisiones del partido y del gobierno, que de los buenos resultados que puedan obtener en julio del año siguiente, depende ya no sólo su estadía en el gobierno, sino otros valores tan importantes o más como su  propia libertad.

Nos vemos en la próxima entrega pero… En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO