15 de nov de 2018

*Cifras preocupantes.

De acuerdo a  información reciente las cosas en nuestro país cada vez están más complicadas en rubros tan importantes


Por OFICINA | martes 9 de enero del 2018 , 04:20 p.m.

De acuerdo a  información reciente las cosas en nuestro país cada vez están más complicadas en rubros tan importantes como la pobreza y  los homicidios dolosos. Temas que no son los únicos que deben merecer toda la atención del  gobierno, pues además hay otros no menos graves como la corrupción, la impunidad, las deficiencias en materia de salud y de educación para no abundar en más aspectos que convierten a la lista en interminable.

De acuerdo a información confiable, hoy en día en nuestro país se registra un promedio de 2 mil  homicidios por mes, cifra que es la más alta desde que el gobierno federal lleva el recuento de hechos violentos  de este tipo.

Al comenzar el 2018 resulta interesante reflexionar sobre los problemas más importantes que vivimos, más ahora en un año  en que tendremos las elecciones más importantes y numerosas en la historia de la nación al elegir al presidente de la República, los senadores, los diputados federales, en muchos estado como Hidalgo, también a los legisladores locales y en otras entidades a gobernadores y hasta presidentes municipales.

Desafortunadamente las cifras de hechos criminales no se construyen con hechos ocurridos en lugares alejados de Hidalgo, ni siquiera de Tula y la región; no, hoy en día la entidad y esta zona del estado se han convertido en escenario de preocupantes hechos violentos que han terminado con la vida de decenas de mujeres y hombres de todas las edades o incluso de niños como en el caso más reciente ocurrido apenas el fin de la semana pasada en la colonia del Damú, con el saldo de cinco muertos de una misma familia, dos de los cuales eran niños.

Se terminó desde hace tiempo la creencia que las autoridades han querido manejar como única razón. Que la cercanía con el Estado de México nos tenía convertidos en el tiradero de todos sus muertos. No, hoy en día tenemos muy claro que  en la mayoría de los casos los muertos son resultado de hechos violentos que aquí mismo  se han generado, en no pocas ocasiones con sus origen en un problema que crece y crece en esta zona: el robo de combustible  de los ductos de Pemex. El ahora llamado huachicoleo, pues.

Según la Segob a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública en los primeros meses del 2017 se registraron 18 mil 505 carpetas de investigaciones por homicidios dolosos y que la terminar el año se hablaba de más de 26 mil lo que se traduce en el 23 por ciento más que en el mismo periodo un año antes, lo que convierte al año que acaba de terminar en el más violento de la actual administración federal y desde que se lleva la contabilidad en este rubro en nuestro país. Así estamos.

De mismo periodo analizado del año pasado  cabe destacar que por entidades Guerrero ocupa el primer lugar con más homicidios dolosos, después Baja California,  Chihuahua, el Estado de México, Veracruz, Sinaloa, Michoacán, la Ciudad de México, Guanajuato y Oaxaca. Sin duda al paso que vamos pronto habrá de aparecer Hidalgo en esta lista negra.

Y es que ni cómo negar lo que establece la OCDE en el sentido que los altos índices de pobreza, inseguridad y corrupción siguen siendo problemas no resueltos. Y que en muchos de los casos este estado de cosas, directa o indirectamente lleva a cometer homicidios.

Hoy en día México tiene la tasa de homicidios más alta entre los miembros de la Organización  para la Cooperación y Desarrollo Económico y tan sólo el 46 por ciento de las personas se sienten seguros de caminar solas por la noche o en lugares desolados.

Por supuesto que la aplicación de la justicia sigue siendo otro de los mayores problemas de México, somos de los países que pese al nuevo sistema penal, encabezamos la lista con tribunales ineficaces, corruptos y lentos.

De acuerdo al estudio de la OCDE otro de los focos rojos en México es la pobreza, simplemente es dos veces mayor que el promedio entre los países miembros de este organismo. Lo anterior no obstante las cifras que hace algunas semanas dio a conocer Coneval. Señala que entre el 2014 y el 2016 bajó el índice en 1.9 millones, pues paso de 55 millones 341 mil 600 personas a 53 millones 418 mil.

Por entidades el Estado de México es donde campea más la pobreza con ocho millones de personas, luego Veracruz con cinco, Chiapas con cuatro, Puebla con tres y Oaxaca con tres millones y medio en números redondos, haciendo notar que por supuesto no debemos de perder de vista el número de habitantes por entidad.

Sin olvidar entonces el tamaño poblacional de cada entidad con menor número de pobres son Baja California Sur, Colima, Aguascalientes, Nayarit y Quintana Roo; mientras que los estados con población mayor en pobreza extrema son Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Edomex y Guerrero.

Ante estas cifras la Sedesol justificó diciendo que los niveles de pobreza y las brechas en el acceso a los derechos sociales entre grupos de la población y regiones del país, son una realidad que demanda seguir instrumentando acciones integradas, contundentes y efectivas, por lo que se requiere intensificar la coordinación entre los tres órdenes de gobierno y promover una participación más activa de los empresarios, la academia y la sociedad civil.

 En el tema de pobreza la OCDE reflexiona que para reflejar la desigualdad  en el país, mientras que en Nuevo León la proporción de la población que vive con menos del 50 por ciento del ingreso medio es del 6.8 por ciento, en Chiapas es del 50 por ciento. Y agrega que aunque la pobreza multidimensional se redujo en 25 de los 31 estados y la Ciudad de México, creció aún más en aquellos que ya tenían altos niveles de pobreza, es decir los pobres hoy en día son todavía más pobres.

La organización internacional recomienda fortalecer los programas sociales y el financiamiento. Sugiere que las estrategias sean integrales y orientadas a estados específicos,  al tiempo que plantea la creación de una base de datos entre la federación y los estados para mejorar la atención.

Estamos, decíamos al principio, en la antesala de las elecciones más competidas en la historia de México, las precampañas presidenciales están en todo su apogeo y mucho nos preocupa que lejos de escuchar propuestas entre Anaya, Meade y López Obrador, escuchamos mutuas acusaciones y descalificaciones, lo que nos presenta un negro panorama, no sabemos si igual o peor que el que hoy padecemos y del que le damos resumida cuenta.

 Por hoy es todo, nos leemos el próximo miércoles, pero… En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO