18 de ago de 2018

*Ahora coordinadores estatales; aquí Abraham.

De acuerdo  al plan de gobierno que a lo largo de estos 15  días ha venido definiendo el próximo presidente de México A


Por OFICINA | martes 17 de julio del 2018 , 05:46 p.m.

De acuerdo  al plan de gobierno que a lo largo de estos 15  días ha venido definiendo el próximo presidente de México Andrés Manuel López Obrador, desaparecen del organigrama  las llamadas delegaciones federales que como una extensión de la secretaría correspondiente funcionan en todas las entidades del país.

En teoría se supone que como titulares de estas oficinas está gente –mujeres u hombres- que facilitan cualquier trámite que tenga que ver con la dependencia que representan, de manera que en lugar de acudir a la sede de la misma en la capital del país, van a la capital del estado a la delegación correspondiente. Nos viene a la mente el caso por ejemplo de Comisión Nacional del Agua y así con las demás desde el ISSSTE hasta la Secretaría de Agricultura, pasando inclusive por la Secretaría de Gobernación y así hasta sumar tal vez 20 delegaciones unas con más fuerza que otras, como todo.

El caso es que AMLO ya anunció que  con él todas  van a desaparecer y creará sólo una especie de Coordinación General en donde incluso ya manejó nombres para las 32 entidades del país, todo ello  con la aparente idea de adelgazar la burocracia y con ello el gasto en sueldos que esto representa, que a lo largo de un año significa sin duda un monto de muchos millones de pesos.

Pero como todo el tema tiene sus “asegunes”. Hasta hoy sin duda esta estructura digamos que le ha funcionado al gobierno federal en sus objetivos visibles. El nombramiento de sus titulares en teoría es mediante un consenso entre la gente de Peña Nieto y el gobernador Omar Fayad para nuestro caso.

Está muy visto que cuando menos en los últimos años y todavía con la mayoría de los actuales delegados federales en Hidalgo, la mano de Miguel Ángel Osorio Chong fue evidente. El próximo senador puso y depuso como él consideró. El que su hermana María de Lourdes sea la delegada del IMSS  es la mejor muestra, o que Toño Lechuga su secretario particular cuando gobernador sea el titular de Prospera, sólo lo confirma. Finalmente eso hizo MAO –para bien o para mal-  y lo haría cualquiera en su lugar.

Ahora bien, está muy claro que el tener el control de estos espacios en la estructura de gobierno federal muy ligado con el estatal, sirvió de nada en un proyecto político que evidentemente  se persiguió y no se obtuvo, que es justo el flanco que aunque nunca se ha aceptado, siempre así ha ocurrido con las delegaciones federales. A nivel país  la “aplanadora” que condujo AMLO trituró al PRI, pero en Hidalgo a pesar de todo  no fue diferente, el tricolor  perdió   todo.

Y en este nuevo escenario que prevé  AMLO ¿será de otra forma? Por supuesto que no, sino al contrario. Ya se anunció que será el tulense Abraham Mendoza Zenteno el responsable de esta coordinación general en Hidalgo para los próximos años. El doctor es hasta hoy todavía el presidente de Morena en Hidalgo, luego entonces no se necesita ser un gran analista para darse cuenta a qué va a llegar el paisano.

Claro para esta nueva forma de hacer gobierno, el trabajo que tendrá el legislativo en su tarea de adecuar las leyes habrá de ser intenso, sin embargo no será complicado hacerlo cuando en ambas cámaras Morena será mayoría. Con todo y que cuando sea necesario modificar la Constitución las alianzas serán  indispensables.

Es necesario no perder de vista que hoy en día Hidalgo es de las entidades que menos recursos  propios genera (la tenencia vehicular  y uno que otro más), en consecuencia natural los ingresos federales significan la espina dorsal de la economía en la entidad cuando menos en lo que corresponde al aparato  de gobierno.

Ya nos podemos imaginar el poder económico y por supuesto político que tendrá a partir de diciembre el doctor Abraham, que para quienes poco saben de él viene de una familia avecindada desde hace años en Tula procedentes de por algún municipio cercano a Pachuca, hijo de  don Abraham, ya fallecido hace años,  y de  doña Adelina, regidora del PRD con Juan Manuel Cárdenas,  matrimonio  bien conocido por militar siempre en partidos de izquierda y dedicados a la venta de pastes. Gente de paz y apreciada por estos rumbos.

De sus hermanos recordamos a Felipe – con quien me tocó pelear la diputación local hace muchos años-, Alberto es otro, profesor de música al igual que Felipe en la  secundaría Tollan, y al más chico de ellos de nombre José Luis que hace años emigró de Tula y en las elecciones antes de las más recientes, la jugó  y perdió para alcalde en  Tuxpan, Veracruz, bajo los colores de MC.

Abraham es médico  de profesión egresado de la UAM y como tal se desempeñó durante muchos años en la escuela primaria Venustiano Carranza, fue regidor en el gobierno  perredista de Tula que encabezó Ricardo Baptista de 1997 al 2000 y con quien por cierto se distanció desde hace años; sin embargo, seguramente sus diferencias han quedado atrás luego que éste hoy es ya diputado electo del distrito de Tula por Morena precisamente.

Ha sido seguidor del Peje desde hace años, siempre con Cirino Paredes al lado, Abraham es bien conocido y reconocido por AMLO quien sin dudarlo lo convirtió  en su momento en el presidente de Morena en Hidalgo, cargo en el que no estuvo exento de ataques de afuera y no pocos desde adentro, pero se mantuvo firme en su tarea y los resultados del pasado primero lo tienen hoy en los cuernos de la luna.

Ya dijo López Obrador que los próximos coordinadores estatales van a acordar con él directamente. No está lejos la escena en donde veamos a Abraham  entrando por la  libre a la oficina de AMLO mientras el gobernador de Hidalgo  hace fila para ser recibido. No lo duden ni tantito, pero imaginarias de este tipo nos  permiten anticipar cómo estarán las cosas los próximos seis años.

Está claro que las coordinaciones estatales van a tener todo el dinero para atender lo indispensable, lo no tanto, pero sin duda lo suficiente para hacer política. Abraham Mendoza Zenteno será  una especie de gobernador alterno, el gobernador federal en Hidalgo, permítanos el término. Con todo el poder que jamás imaginó  gracias a su lealtad con AMLO.

¿Los resultados? Difícil  de predecir. Hay gobernadores como el Bronco de Nuevo León que de plano dijo que son estupideces del gobierno que viene y aunque el resto avalaron con su presencia el anuncio que hizo López Obrador del tema, sin duda  se truenan los dedos tratando de entender  esta curva que les ha envidado el beisbolero tabasqueño y próximo huésped de Palacio Nacional, porque de Los Pinos ya dijo que no lo será.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega pero… En Confianza. *NI*

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO