13 de dic de 2017

Perspectivas

El Sistema Estatal de Fiscalización: Una Propuesta Ciudadana.


Por OFICINA | martes 4 de julio del 2017 , 06:34 p.m.

Por ESTEBAN ÁNGELES

 

Las profundas desigualdades sociales, económicas y políticas advierten un control sobre el tejido social, que obstruye la dinámica social y crea un regresionismo que ha impedido trascender hacia un verdadero paradigma de ciudadanización y democratización institucional.

Corrupción, impunidad, discrecionalidad y opacidad son los efectos de una descomposición sistémica, que se ha convertido en el lastre de una sociedad que clama por revertir las anomias del poder y construir un país donde prime la equidad, la transparencia y la lealtad de servidores públicos e instituciones.

Esta encrucijada de crisis institucional no atiende con resultados la creciente inconformidad social, y en los hechos, sostiene los impedimentos para reconocer la participación ciudadana como factor estratégico de estabilidad y equilibrio.

En este contexto, la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se impone con una base de sustentación expresada en la Ley 3 de 3, iniciativa ciudadana producto de una conquista social frente al gobierno, y en la proyección de los organismos de fiscalización como pieza clave de este naciente sistema.

El Sistema Nacional de Fiscalización (SNF) se tipifica constitucionalmente como un subsistema consolidado y autónomo, que funciona como eje central y pilar del SNA, cuyas acciones previenen y sancionan la corrupción y evitan la fragmentación, dispersión, inconexión y el aislacionismo; “…es un sistema integral y articulado para prevenir y sancionar las responsabilidades administrativas y los hechos de corrupción, ya sea que éstos se originen en el ejercicio indebido de los recursos públicos, o del incumplimiento de responsabilidades públicas, que no se vinculan necesariamente con la hacienda pública.” (http://goo.gl/Fu2nGC)

La entronización del SNF, disminuye la incertidumbre existente en materia de control y operatividad del SNA, porque amplía el enfoque integracionista del sistema y apuntala la auditoría como herramienta indispensable para el control de instituciones, servidores y responsabilidades públicas.

El SNF se encuentra integrado por la Auditoria Superior de la Federación, la Secretaría de la Función Pública, los Órganos Internos de Control de la Administración Pública Federal, las Entidades de Fiscalización Superiores Locales y los Órganos Estatales de Control, todos ellos planteados como columna vertebral del combate a la corrupción y del control de los abusos de autoridad.

Estas estructuras gubernamentales afianzan la gobernabilidad democrática, ya que una sociedad que aspira a que la legalidad sea la premisa de toda acción del Estado, debe exigir que la rendición de cuentas y la responsabilidad pública (accountability), constituyan las bases de operatividad del sistema político, garantizando así su legitimidad, credibilidad y confianza.

Esta racionalidad institucional afianza socialmente el sistema político, en la medida que traza mecanismos para que los representados tengan control sobre sus representantes, matriz lógica del principio de representatividad en la conducción política y administrativa del gobierno.

Para atender la creciente complejidad del combate a la corrupción, el SNA opera un marco institucional nacional que armoniza la instauración de órganos técnicos cuya diversidad de funciones son prescritas a través de las leyes, disposiciones y mecanismos de control del ejercicio público.

En este sentido, la ruta trazada por el SNA ha creado una sinergia político-administrativa en las entidades federativas, que tienen el deber de crear un Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), en armonía con el sistema nacional.

Hidalgo ha efectuado el trazo que exige el SNA y tiene la oportunidad inédita de construir un Sistema Estatal de Fiscalización (SEF) para profundizar la rendición de cuentas; armonizar lo construido en materia de probidad y salvaguarda política; e impedir que las acciones prescritas por el SEA, carezcan de fuerza o sean neutralizadas por la falta de una estructura de fiscalización local.

Es necesario crear un SEF que fortalezca la integración y operación del SEA, que al igual que el sistema nacional, incorpore a la Auditoría Superior del Estado, a los Órganos Internos de Control de la Administración Pública Estatal y a los 84 Órganos Municipales de Control.

Este propósito requiere un enfoque para establecer la supervisión y vigilancia ciudadana y el nombramiento y adscripción de los contralores a un ente coordinado por el SEF; resolver la enorme falta de conocimientos y capacidad de las contralorías municipales; reconocer capacidades, méritos y ascensos mediante un servicio profesional de carrera; exigir objetividad, control e independencia, ya que en muchos casos, el haber sido nombrados por el Presidente Municipal, ha dado pie a desfalcos, peculado y malversación de fondos.

Para mayores y mejores resultados en el combate a la corrupción, crear el SEF sustentado en principios de gobierno abierto y en público, transformaría la verticalidad de los usos y tradicionalismo políticos, pasando a la horizontalidad y al asociativismo fecundo que le provee la ciudadanía a toda acción producto de la razón y racionalidad del quehacer público.

Hidalgo no puede quedar a la zaga de la evolución institucional del país. Los pasos que han dado los poderes públicos para construir un SEA, deberán involucrar la participación y colaboración ciudadana para evitar la discontinuidad y fragmentación de las acciones en materia de probidad institucional de los servidores públicos; atacar los vacíos y vicios que obstaculizan la transparencia y la rendición de cuentas; y someter a escrutinio el arqueo de la administración pública de la entidad.

El verdadero sentido de la reestructuración y custodia de la probidad institucional, exige no sólo inteligencia institucional, sino corresponsabilidad ciudadana en la toma de decisiones gubernamentales, porque allí donde el ciudadano no es participe de la construcción de la tarea pública, esta no tiene sentido y es el arquetipo del populismo, el mesianismo o el gatopardismo.

Hidalgo vive transformaciones vertiginosas, lo mismo como polo de inversiones, que en su estabilidad social; en la fuerza de su capital humano y en la inteligencia de sus instituciones, que han renunciado al pragmatismo barato o demagógico para trascender en la planeación democrática de su sociedad.

La fragmentación del Estado o de la sociedad debe evitarse, por eso el trazo de la horizontalidad ciudadana que se anuncia en las acciones del quehacer público en Hidalgo, que se refrendan en el Sistema Estatal Anticorrupción, son una respuesta clara del compromiso del Ejecutivo Estatal por crear un gobierno incluyente, cercano y transparente con su sociedad.

Agenda

  • El Presidente Enrique Peña Nieto participó en la cumbre “Alianza del Pacífico” con sus homólogos de Chile, Michelle Bachelet; de Perú, Pedro Pablo Kuczynski; y el de Colombia, Juan Manuel Santos. Promueven el libre comercio como herramienta de desarrollo y fortalecen las relaciones diplomáticas. Asimismo, en el marco de la cumbre del Grupo de los Veinte (G20), se reunirá con el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: http://bit.ly/2pTqHZU

Inteligencia Electoral: http://bit.ly/2pmcxiU

Correo: perspectiva@estebanangelesc.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO