22 de sep de 2018

*Ni para mí, ni para ti.

Por Jesús González Dos madres solteras compartían una habitación. Cada una había dado a luz un niño, m&aacu


Por OFICINA | viernes 4 de mayo del 2018 , 07:42 p.m.

Por Jesús González

Dos madres solteras compartían una habitación. Cada una había dado a luz un niño, más o menos en las mismas fechas. Por la noche, una de las madres, en forma accidental se dio vuelta sobre su bebé y lo asfixió. Despertó muy temprano y notó que su hijo estaba frío e inmóvil. Entonces la angustiada mujer tomó el bebé dormido de su compañera de cuarto, y colocó el bebé muerto en su lugar.

Más tarde, cuando la otra mujer despertó, encontró al niño muerto y comenzó a lamentarse con mucho dolor. Pero después de examinar al niño, se dio cuenta rápidamente que no era su hijo. Al mirar al otro lado del cuarto, ella vio a su compañera que sostenía firmemente a su hijo.

Las dos mujeres comparecieron ante el rey Salomón, disputándose la posesión del niño vivo. "¡Este niño es mío!", gritó una. "¡No, el niño muerto es el tuyo!" contestó la otra.

¿Cómo podría el rey determinar quién era la verdadera madre? Salomón interrumpió el debate y le dijo a un guardia que tomara su espada y dividiera al niño vivo en dos.

Al principio el soldado pensó que el rey estaba bromeando, pero Salomón miró con ira la indecisión del soldado. Lentamente este desenvainó su afilada y reluciente espada y avanzó hacia la mujer que sostenía el bebé. Rápidamente la verdadera madre se arrojó a los pies del rey y suplicó, "¡Da a ésta el niño vivo y no lo mates!" Pero la otra mujer dijo, "ni para mí ni para ti, que lo partan". Entonces Salomón supo sin duda alguna, quién era la verdadera madre.

La historia que las Sagradas Escrituras cuentan sobre un juicio justo, me pone a pensar sobre el nivel de violencia que se vive en todo el país, sin que esta región de Hidalgo sea inmune a este fenómeno.

Y es que en la búsqueda de querer tener siempre la razón somos capaces de ofender, lastimar, mentir o hasta matar; con tal de quedar como los buenos de la historia, los que siempre hacemos el bien, los que no mentimos.

Prueba de ello son los intercambios de ideas que se dan en las redes sociales entre quienes apoyan a tal o cual candidato; los que dicen que el PRI ahora sí gobernará bien, o los que afirman que por arte de magia la llegada de Morena al poder acabará con la corrupción, o aquellos que aseguran que quieren tanto al país que lograron juntar el agua con el aceite, la izquierda con la derecha, el PAN con el PRD.

Cada uno lleva agua a su molino, a sus intereses; como es el caso de un ex síndico jurídico y hacendario de Atotonilco de Tula quien cada que tiene tiempo lanza conjeturas en contra de López Obrador, y me pregunto ¿con qué calidad moral este hombre viene a hablar de cómo se debe gobernar, si cuando fue funcionario usaba su oficina para emborracharse y hacer fiestas?

¿Por qué este panista, que no diré su nombre porque no le quiero dar publicidad, no aclara el costo del domo que se colocó en la alcaldía atotonilquense que se pagó mucho más de su costo real? ¿Por qué este mismo personaje no habla de las ocasiones en la que siendo síndico y junto a un grupo de regidores pidió aumento salarial porque no les alcanzaba lo que ganaban?

Hay muchos que como la mujer que no era madre del niño prefieren que el país se parta con tal de salirse con la suya, hay quienes prefieren apoyar proyectos plagados de corrupción y de saqueos al país con tal de no perder sus privilegios.

Las encuestas dicen que AMLO será el próximo presidente de México, pero en este país todo puede pasar; como mexicanos nos queda exigir que se acaben los sobornos, la corrupción, las dádivas a políticos con tal de apoyar tal o cual, que el que roba sea castigado a pesar de su cercanía o no con la clase cupular, que la justicia llegue para los que menos tienen, que se acabe la pobreza y exista mayor igualdad en el país.

Son deseos, pensamientos, sueños de muchos que quieren ver un país mejor, espero un día se logre.

SANTO: La asignación de Germán Díaz como suplente del candidato a la diputación local por Tula dará muchos votos a Rodolfo Paredes, pues el cooperativista es un hombre conocido por muchos como gente de trabajo y de compromiso.

DIABLO: El tiempo sigue pasando y nada se sabe sobre la denuncia presentada contra el ex alcalde de Tula Jaime Allende, si el PRI sabe aprovechar los tiempos políticos debería de dar un golpe de timón y aplicar la ley contra este personaje que se sigue paseando por Tula como si nada hubiera pasado.

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO