17 de nov de 2018

*Morena y sus adhesiones.

Por Jesús González   Uno de los mayores retos de los santos es ser tentados por el mal, historias hay muchas sobre la intenci&oac


Por OFICINA | viernes 20 de abril del 2018 , 06:39 p.m.

Por Jesús González

 

Uno de los mayores retos de los santos es ser tentados por el mal, historias hay muchas sobre la intención del demonio de querer hacer caer en el pecado a quienes buscan en todo momento hacer el bien.

Desde el 2015 en Tula muchos ciudadanos veían con buenos ojos acciones de protesta en contra del gobierno municipal que protagonizaron jóvenes identificados con el recién fundado partido de Morena, entre ellos José Antonio Vargas, Eduardo Durán y otros;  quienes apoyados por los asambleístas José Luis Rodríguez Higareda, Paciano Calva Aguilar, Martha García y Francisco Vilchis; dejaban ver la nueva generación de izquierda que tanto necesitaba la capital tolteca.

El tiempo pasó y llegó la elección del 2016, Morena se veía fortalecido y se pensaba que Abraham Mendoza sería el candidato a la presidencia municipal de Tula, sin lugar a dudas pondría en jaque la candidatura del priista Gadoth Tapia; pero de pronto algo pasó y el partido de AMLO puso de candidata a una mujer que en este momento no recuerdo ni su nombre.

En esa elección Morena, a pesar de quedar en el cuarto lugar, logró colocar a dos personas en el cabildo tulense; una mujer y un hombre, de la dama es de todos sabido que sirve a muchos intereses menos a los que la llevaron a ese lugar; del regidor Eduardo Durán su voz crítica ha permitido escuchar comentarios no tan favorables de la actual administración.

Con la llegada del 2018 simpatizantes de Morena empezaron a jugar sus fichas en busca de una candidatura en la región, tanto a nivel federal como local; personajes como Luis Enrique Cadena y José Antonio Vargas figuraban en la búsqueda de la candidatura a la diputación local por el distrito de Tula, mientras que para la curul federal se apuntaban José Luis Rodríguez Higareda, Alonso Jiménez y Fidel Wilibaldo Tovar.

Entre más avanzaban los días del 2018 más actores políticos anunciaban su adhesión al partido de la esperanza a nivel nacional; Hidalgo no fue la excepción y personajes que van desde ex perredistas hasta diputados hidalguenses priistas como Canek Vázquez, conocido como el clásico hombre institucional amigo de Manlio Fabio Beltrones; dejaron su partido para sumarse a los morenos.

Gente del PAN, PRD, MC y muchos más descubrieron que habían estado equivocados y que la única opción de cambio para el país es el movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador; situación que provocó zozobra en la militancia de a pie, en los morenistas reales que lucharon para que su movimiento fuera reconocido como partido, quienes cuando eran cuestionados por la llegada de sus nuevos “compañeros” se limitaban a decir “vienen a sumar, no a ocupar cargos políticos”.

Al paso del tiempo en la región Tula se esperaba que verdaderos morenistas encabezaran las candidaturas, de pronto la primera sorpresa cuando les anuncian que Julio César Ángeles Mendoza era el candidato a la diputación federal; el ex edil de Atotonilco de Tula no fue tan mal visto, no así la manera en la que fue elegido, la militancia de Morena apechugó y aceptó a su abanderado.

Se acercaba el tiempo de conocer quién sería el bueno para la candidatura a la diputación local, muchos veían a José Antonio Vargas como el ideal para dicha encomienda, además de ser cercano al presidente del partido Abraham Mendoza; lo que muchos no sabían era la llegada de un nuevo liderazgo a Morena, el mismo que estuvo en el PRI, luego en el PAN, más tarde en MC y ahora eran obradoristas.

Se trataba de los hermanos Sosa Castelán, mandamás de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, los cuales llegaron para adueñarse de varias candidaturas a diputaciones locales, entre ellas las de Pachuca, Tulancingo, Tula y Tepeji del Río; sin importar nada, ni nadie, mucho menos la militancia.

En Tula contra todo pronóstico el ex alcalde del PRD Ricardo Baptista fue designado como el bueno para la diputación local; las caras largas y los malos comentarios no se hicieron esperar, pues de siete elecciones en las que ha participado solo ha ganado en una.

La militancia en esta ocasión sí levantó la voz y pidió se revisara el proceso de selección o impugnaría en tribunales, hasta el momento se desconoce si habrá cambios; de lo que sí se sabe es que si se aferran en dejar a Ricardo Baptista como candidato en Tula los resultados en la elección se podrían repetir como en el 2016, cuando el entonces candidato de Movimiento Ciudadano a la presidencia municipal quedó en sexto lugar, el mismo que hoy, a pesar de que la gente de Morena no lo quiere, se aferra a una candidatura que no le corresponde, ni la merece por su falta de trabajo al interior de ese instituto político.

SANTO: Silvia Domínguez se ha sumado a la campaña de Gloria Romero; si saben aprovechar a quien fuera candidata a la diputación federal por el PAN en Tula, obtendrán un número importante de votantes, pues Silvia cuenta con el respeto de muchos personajes de la región por ser una mujer de valores y principios.

DEMONIO: El anuncio del regidor Gibrán Paniagua de apoyar al candidato del PRI a la diputación federal, Cuauhtémoc Ochoa, no le trajo buenos comentarios al asambleísta del Movimiento Ciudadano, quien a través de su trabajo en el cabildo tulense tendrá que demostrar que sigue de lado de la ciudadanía. 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO