16 de jul de 2018

Entre Santos y Demonios 07/07/2018

*Noviazgo terminado.   Por Jesús González   Dicen que cuando uno anda de novio se quiere comer a la muchacha, pero cuando


Por OFICINA | viernes 6 de julio del 2018 , 06:34 p.m.

*Noviazgo terminado.

 

Por Jesús González

 

Dicen que cuando uno anda de novio se quiere comer a la muchacha, pero cuando ya está casado se arrepiente por no habérsela comido; mencionó esto porque el noviazgo entre el proyecto de Morena y la gente que creyó en él ya terminó, ahora entramos al momento de la acción, de ver cómo gobernarán los próximos seis años y de estar atentos hacia donde dirigirán el destino del país.

Porque en esta etapa a cada uno de nosotros nos toca seguir haciendo lo que todos los días hacemos “trabajar”, porque no crean que de la noche a la mañana todos seremos ricos y millonarias, gozando de los lujos que se dan líderes sindicales como Romero Deschamps o en su momento Elba Esther Gordillo.

Recordemos que los movimientos de izquierda en América Latina tomaron su resplandor en la época de los ochentas, con países como Brasil, Chile, Argentina, Bolivia y otros más que buscaron la alternancia gubernamental con modelos más encaminados a políticas sociales a favor de los que menos tienen.

Mientras esto pasaba en México el modelo neoliberal capitalista cada día se implementaba más con gobiernos encabezados por tecnócratas del PRI y más tarde del PAN; lejos quedaban las propuestas de cambio de personajes como Manuel Clouthier o el propio Cuauhtémoc Cárdenas.

Parecía que la lucha por una verdadera alternancia cada día se desvanecía, porque la ilusión de Vicente Fox solo se quedó en eso, le siguió Felipe Calderón un presidente que tuvo que regresar la banda presidencial a un priista, Enrique Peña Nieto.

Los sueños de tener un gobierno de izquierda cada día eran menos, ya eran muchos años de lucha, pero también de traiciones y derrotas; a pesar de ello en el 2012 un grupo de izquierdistas de verdad decidieron fundar un nuevo partido, al cual llamaron Morena, bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador.

Recuerdo que el propio tabasqueño vino al teatro al aire libre de Tula para conformar los comités de base y ahí la nota, apenas 100 almas acompañando a quien acababa de perder la elección contra el priista Enrique Peña Nieto.

A pesar de ello esos izquierdistas tulenses creyeron en el proyecto de nación que les proponía AMLO, por lo que se organizaron, buscaron y movilizaron gente para lograr obtener registro como partido político en Hidalgo.

La lucha seguía, la falta de recursos también; al país no le iba bien en materia de seguridad y de economía, porque a pesar de que dicen que México tiene una economía estable; para las amas de casa el kilo de huevo o de tortilla cada día estaba más por cielos, mientras los salarios seguían siendo los mismos.

La pobreza aumentaba, al igual que los muertos o los desaparecidos; los escándalos en la familia presidencial no paraban; que si la casa blanca, que el avión presidencial, que los gastos de la Gaviota en giras internacionales, la corrupción de Odebrecht; mientras el pueblo luchaba todos los días por tener una vida digna.

A esto se le suman los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, el caso Tlatlaya y tantos abusos del gobierno federal en contra de quienes menos tienen; al final lo que importaba era que los de “arriba” siguieran teniendo sus privilegios y llenándose las bolsas de dinero.

Llego el 2018, momento de elegir al nuevo presidente de México, al final Morena arrasó en prácticamente todo el país; la gente salió a votar con enojo y sin importarles el candidato a diputado, senador o cualquier cargo de elección popular tacho su boleto a favor de Morena.

En Tula de manera histórica tanto en la diputación federal, como en la local arrasó el partido de AMLO, la votación no fue cerrada, los mismos ganadores no se esperaban números tan altos a su favor, los cuales los comprometen a realizar un buen trabajo en favor de la ciudadanía.

Votos que los obligan a en cuanto tomen protesta proponer bajar sus salarios, destinar mayores recursos a bajo de los que menos tienen y lo más importante, los compromete a no Robar, no Mentir y no Traicionar.

SANTO: La participación de la ciudadanía es motor de cambio para cualquier país, ya salimos a votar, ahora salgamos a construir un mundo mejor basado en el respeto mutuo y la paz.

DEMONIO: Al no aplicar desde un inicio el reglamento del primer cuadro de la ciudad de Tula ha traído complicaciones al actual gobierno, pues ahora bajo el argumento de que es un espacio para todos podemos ver a personas en patines andando por el jardín municipal; lo más sano será dialogar y lograr acuerdos en beneficio de todos y si van a aplicar el reglamento que también lo hagan con los locatarios que en muchas ocasiones lo infringen. *NI*

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO