21 de jun de 2018

*”A mí no me den, pónganme donde hay”.

Por Jesús González   A lo largo de la historia de la política mexicana más de uno ha expresado “a mí n


Por OFICINA | viernes 25 de mayo del 2018 , 06:12 p.m.

Por Jesús González

 

A lo largo de la historia de la política mexicana más de uno ha expresado “a mí no me den, póngame donde hay”, frase típica del clásico político corrupto que utiliza su cargo para llenarse los bolsillos de dinero que no es suyo.

Con esta idea me viene a la mente la alegría de los que llegan a ser regidores, pues quienes acceden a ese puesto tienen asegurada su vida por lo menos los siguientes cuatro años, sin necesidad de hacer gran cosa; basta con ir a las sesiones de cabildo, levantar la mano, medio discutir o en ocasiones quedarse callado.

Y es que en el desfile de asambleístas que integran los ayuntamientos en municipios de la región, nos encontramos gente pensante, gente oportunista, gente trabajadora y gente que de plano la suerte le sonrió y hoy representa a su pueblo.

Le pondré algunos ejemplos del tipo de asambleístas con los que se puede encontrar:

El asambleísta de oposición que termina apoyando al gobernante en turno, ya que está convencido que la sinergia partidista dará buenos dividendos a la población, aunque en el fondo los dividendos, particularmente económicos, es en beneficio de ese asambleísta.

Como ocurre con cierta regidora de la zona que ingresó al cabildo gracias al partido de AMLO y que ahora es más priista que él propio Peña Nieto, y cómo no lo va a ser si las prebendas y los negocios que ha hecho, le ha permitido tener un mejor nivel de vida; a cambio tan solo de votar siempre a favor de su alcalde, del cual en teoría es oposición.

Esta regidora es tan de izquierda que llegó a decir que su formación de lucha la adquirió en Brasil, donde Lula Da Silva gobernó, el mismo ex presidente que vino a apoyar al priista Enrique Peña Nieto en la Cruzada Nacional contra el Hambre, ahora entiendo la confusión de la morepriista.

Existen otros regidores que han llegado a firmar peticiones del edil sin conocer el fundamento legal o de qué trata el convenio firmado, ahora su alcalde anda de campaña política y los representantes populares reciben los reclamos de la ciudadanía.

Ejemplos de regidores hay muchos: el agresor, el que en todos los eventos quiere hablar, el que se dice el conocedor de las normas solo por llevar muchos años en la política; y los que quieren trabajar, pero la poca disposición de sus compañeros no les permite avanzar en los temas de interés para la población.

Y es que lamentablemente, a diferencia de cualquier ciudadano de a pie que trabaja todos los días, no hay manera de evaluar a estos representantes populares, no hay manera de exigirles que trabajen, que verdaderamente cumplan con su obligación por la cual se les paga muy bien.

Es importante precisar que no podemos meter a todos los asambleístas en el mismo costal, ya que en Tula me ha tocado ver regidores que donan parte de su salario en apoyos a las comunidades, pero hay otros que incluso exigieron tacos para ir a una sesión que se realizó a las 8 de la noche; y como son tan importantes nuestros asambleístas, les cumplieron su petición.

O qué decir de aquellos que de plano reconocen que este cargo será el más importante en su vida, por ello deben de aprovechar el momento y hacer los negocios que mejores dividendos les deje.

Hay de todo tipo de regidores en las asambleas municipales; lo que si no se había visto y tiene sorprendido a más de uno es la detención de tres munícipes de Tula acusados de asaltar una tienda Oxxo.

Se dicen muchas cosas de cómo fue el delito, de cómo los persiguió la policía y el estado en el que viajaban los representantes populares; de los cuales con dos he tenido la oportunidad de platicar de manera amable, los del PRD, quienes son jóvenes con buena reputación en sus comunidades, solo ellos saben lo que pasó.

Lo que es cierto es que un error puede acabar con tu vida política, una mala decisión puede provocar que incluso acabes en la cárcel pidiendo justicia, recordando que las leyes deben de respetarse y no por el hecho de ser regidor, o diputado o senador, puedes hacer lo que se te da la gana.

Vivimos en un estado de derecho, donde lamentablemente la impunidad cada día va a la alza, donde la justicia llega a quien tiene dinero, mientras las cárceles están llenas de inocentes que por no tener para pagar una defensa siguen prisioneros; por ello en el caso de los regidores su proceso debe ser transparente y justo para conocer la realidad de las cosas.

SANTO: El entrenador de tenis Samuel Sánchez sigue dando de qué hablar en el deporte blanco, en esta ocasión como entrenador de la selección hidalguense logró varias medallas para la entidad, que sigan los éxitos para el tulense que lleva ya varios años trabajando en pro del deporte. 

DIABLO: Como parte de la guerra sucia, políticos corrientes y con poca ética, han usado mi nombre para difamar a un candidato a la diputación local; en mi trabajo como periodista siempre doy la cara y no me escondo, cuando digo algo es porque tengo las bases para contarlo, sino mejor me quedo callado.

ÚLTIMAS NOTICIAS

PUBLICIDAD

ARCHIVO